Fermín Bocos – Veintiséis abstenciones.


MADRID, 28 (OTR/PRESS)

El día en el que el Parlamento catalán daba un paso inquietante hacia la ilegalidad votando a favor de celebrar una consulta para aprobar la independencia de Cataluña respecto de España, el PSC optaba por la abstención. 26 abstenciones. La cifra y la votación será recordada como una traición a los cientos de miles de votantes socialistas en Cataluña que quieren seguir siendo españoles. Los «otros catalanes» que glosara Paco Candel y con él tantas otras voces de una izquierda que hasta la abducción de la cúpula del PSC por el ideario pequeño burgués de los nacionalistas predicaban la igualdad y la solidaridad por encima de la identidad y demás mantras de la retórica nacionalista. Solo Ernest Maragall -que votó a favor de la consulta haciendo suya la deriva independentista que lidera Artur Mas- fue capaz de votar sin antifaz. Es incoherente ser socialista y nacionalista al mismo tiempo, pero él, al menos, no engaña a la parroquia como sí lo están haciendo el resto de sus compañeros. ¿Dónde está, por cierto, Carme Chacón? Quien se dejó mimar como posible cabeza del PSOE en España es una voz que se echa en falta en este momento crucial. ¿Está con quienes quieren declarar extranjeros a los varios millones de españoles que quisieran seguir siendo españoles o quiere refugiarse en el silencio a la espera de que los acontecimientos se decanten?

Hablando de voces en ausencia, ¡qué decir del Rubalcaba que un día («Fiesta de la Rosa») se proclama baluarte frente a los separatistas, al otro rescata el oxímoron del «federalismo asimétrico» y al tercero improvisa una petición de reforma de la Constitución! Dada la precariedad parlamentaria del PP catalán, único defensor allí, junto a Ciudadanos, de la Constitución, lo más triste de este asunto es que la cobardía política de los socialistas ante la ofensiva de los nacionalistas deja huérfanos a miles de catalanes que quieren seguir siendo españoles. En política, estas cosas no salen gratis. En Ferraz deberían reflexionar acerca de lo ocurrido en Grecia con el otrora todopoderoso PASOK. Por no hablar del PSI de Bettino Craxi. Mira por dónde, lo mismo va a ser verdad (Leguina «dixit») que la plaga traída por Zapatero puede haber acabado con el PSOE.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído