Victoria Lafora – Todos juntos en una foto.


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

La foto no hay que desdeñarla tiene, en estos momentos, una importancia «colosal» que diría Rajoy. Era el objetivo mínimo, y no por ello fácil, de la quinta reunión de presidentes autonómicos de la democracia, con la que se pretende convencer a los inversores y a Europa de que, todos a una, las administraciones públicas españolas se comprometen a cumplir el objetivo del déficit.

Fue sin duda un éxito de Rajoy y para ello tuvo que aplacar a los suyos en una cena previa a la cita y a la que no se le esperaba. Fue un éxito porque las declaraciones de los presidentes de Valencia, Aragón y Baleares, todos del PP, contra los presupuestos no hacían augurar ningún resultado positivo. Al presidente del Gobierno se le notó la satisfacción en la rueda de prensa posterior donde se permitió, después de muchos meses, estar distendido e incluso jocoso con temas como el rescate.

Pero fue un éxito gracias a la actitud responsable y de Estado de los presidentes socialistas, Griñán, Patxi López y Javier Fernández. Demostraron que en situaciones graves, en las encrucijadas de esta crisis que tanto dolor está produciendo a la ciudadanía, el bien común está por encima de la lucha partidista. Que se puede ser oposición y entender que el Estado somos todos. Demostrar que, cuando en el año 2009 ya con la crisis destrozando empleo, los presidentes autonómicos del PP votaron en contra de todas las propuestas del Gobierno, hicieron un flaco favor a todos.

Los problemas no han desaparecido, se han aparcado. Artur Más, que también contribuyo al propósito general, aparco sus tesis soberanistas porque no era el momento ni el lugar, ni había venido a Madrid a hacer campaña electoral. No hay que engañarse, el referéndum de autodeterminación está planteado como un reto y el Gobierno habrá de enfrentarlo, mejor negociando que a las bravas, pero ahora tocaba abrir la puerta al rescate. Convencer a Merkel que somos de fiar y que debe autorizar el préstamo europeo a las maltrechas arcas españolas. Ni el Estado ni las empresas pueden seguir financiándose a los precios que marca la prima de riesgo porque los intereses de la deuda se comerán el futuro y la recuperación.

Ahora, resulta que la «amiga» Merkel no quiere el rescate para España, no se sabe si para imponer condiciones todavía más leoninas, y toda la UE está a la espera de su autorización. Por eso resultó inoportuno el chascarrillo de Rajoy sobre la fecha de petición del rescate, cuando se sabe que lo pedirá en cuanto lo autorice Alemania. Pese a saber que hablaban para la galería, seis presidentes del PP defendieron con ardor, en su turno de intervención en el Senado, la unidad de España. Nadie les contestó.

Artur Más miraba a horizonte y pensaba en lo suyo. Igual que en la foto oficial se movió continuamente y consiguió salir de espaldas. Nadie reclamo la lógica reforma del Senado, que fue la sede de su cita, y que debería ser la cámara territorial para tener algún sentido.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído