José Luis Gómez – A vueltas con España – El objetivo es cumplir.


MADRID, 06 (OTR/PRESS)

Agobiada ante los mercados donde precisa financiarse, España ha asumido un sinfín de compromisos en materia de ajuste y reformas, lo cual no es sinónimo de buenos resultados; ni siquiera de cumplimientos. En ese sentido, todo parece indicar que 2012 se cerrará con un desfase presupuestario, a pesar de los ajustes llevados a cabo, de modo que este año podría terminar con un déficit del 7,4%, y no del 6,3% como estaba previsto.

Es más, hay dudas de que varios miles de millones de euros inyectados por el Estado desde 2010 en bancos al borde de la quiebra puedan recuperarse. Traducido a cifras, el déficit público de 2011, que una vez revisado al alza era del 8,96% del PIB, con este nuevo problema puede que sea del 9,44%, fruto de incorporar 5.104 millones más.

Los Presupuestos Generales del Estado para 2013 no son creíbles y habrá que cambiarlos o exponerse a su incumplimiento. Las ayudas a la banca han trasvasado a las cuentas públicas un problema privado y ese inmenso lastre pasará la deuda pública del 85,3% en 2012 al 90,5%, con una disparatada carga de intereses que por si fuese poco ni siquiera se quedan en España, ya que como la deuda es con el exterior la mayor parte de ese dinero enriquece a inversores de otros países.

Es clave, por tanto, el abaratamiento de la financiación, ya que a precios de mercado el país se desangra sin reanimación posible. Y por eso mismo se habla tanto del rescate, una vez constatado que España es un Estado (casi) inviable en términos presupuestarios: la recaudación cae por falta de actividad y cada día hay menos actividad, con lo cual poco o nada se avanzará si el país sigue por ese camino.

Desde luego, si 2013 es el último año de la recesión, como pronostica el entusiasta ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, no será precisamente gracias a sus presupuestos, donde hay muchas malas noticias -caída de la inversión en infraestructuras del 15%, menos ayudas al desempleo con más parados, peor sanidad, menos educación- y ninguna buena.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído