Francisco Muro de Iscar – Ni justicia ni deportiva.


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

Lance Armstrong es un tramposo, se le sanciona a perpetuidad, se le retiran los siete Tours que ganó, se van sus patrocinadores, se le exige que devuelva lo que ganó… Vale, lo que quieran. ¿Ya está? ¿Eso es todo? Mi desprecio a los que se dopan y, en mayor medida, a quienes invitan o fuerzan a algunos deportistas a doparse para obtener mejores resultados. Más aún si son médicos o entrenadores. También a quienes ponen los resultados por encima de la ética. Pero, discúlpenme, me parece una desvergüenza absoluta lo que se ha hecho con el ciclista norteamericano.

Si Armstrong es culpable, lo son también los delatores, también infractores, que callaron durante años. Los presidentes y responsables técnicos de las instituciones ciclistas que debieron actuar mucho antes, que fijaron controles para detectar a los tramposos, incluso de madrugada, que castigaron a tantos ciclistas, y no descubrieron nada. Lo son los responsables de todos los laboratorios que hicieron controles al ciclista y a todo su equipo y no detectaron, no vieron o no probaron que se había dopado. Lo son los organizadores de carreras que han perseguido a algunos deportistas y que miraron hacia otro lado en este caso. Los mismos que organizan carreras de tres semanas con esfuerzos sobrehumanos en condiciones de extrema dureza y escaso descanso. El espectáculo por encima del deporte.

Quitar ahora, doce años después, sus victorias a Lance Armstrong y dejar vacío el escalón más alto del podio es una estupidez. ¿Cuánto han costado los controles que se hicieron y que ahora se demuestran ineficaces? ¿Cómo se han lucrado los dirigentes que han usado una justicia a su medida y a sus intereses?

Esto ni es justicia ni deportiva. La justicia exige que se cumplan las leyes, que haya pruebas precisas del delito, no sólo indicios, y que se haga en tiempo y forma. Una Justicia lenta no es Justicia. Nada de eso parece haberse cumplido en este caso. Ni hay evidencias de que se dopara ni de que su equipo tuviera información privilegiada y se ha tardado doce años en dictar sentencia. Armstrong ha sido condenado y desposeído de todos sus títulos. Los responsables de vigilar, que no lo hicieron, siguen en sus puestos.

El ciclismo es uno de los deportes más duros, más bellos y más competitivos que existen. Para aficionados y para profesionales. Solo unos pocos se hacen millonarios con él. Solo unos pocos se llevan la gloria. La mayoría acaba siendo gregario de otros, sólo cumple órdenes. Hay miles de jóvenes que aspiran a emular a Indurain o a Contador. ¿Qué necesidad había de hacer esta chapuza jurídica con Armstrong? Es una historia de enemigos, trampas, venganzas y odios. No se si Armstrong es culpable o no. Seguramente tampoco lo sepan los que le han condenado ni los dirigentes del ciclismo. Pero, cuando menos, ellos también deberían abandonar sus cargos para siempre después de haber dejado al ciclismo bajo sospecha, herido de muerte.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído