Julia Navarro – Escaño Cero – Palabra de Chacón.


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

Carmen Chacón ha hablado, o mejor dicho, ha respondido por escrito algunas preguntas planteadas por los medios de comunicación. Que sea noticia que Chacón se manifieste es en sí una anomalía. Lo es porque la obligación de los dirigentes políticos, sobre todo de quienes aspiran a tener un papel relevante en la dirección de su partido y de su país, es opinar y ofrecer soluciones a los problemas de las ciudadanías.

Yo no sé quien aconseja a Carmen Chacón, aunque me lo supongo, pero creo que el consejo de mantenerla aferrada al silencio no la favorece. En realidad, quienes la aconsejan silencio no confían en ella, ni en su capacidad política. Naturalmente, los mandarines de esta estrategia podrían decir que es mejor no decir una palabra demás y así no se mete la pata, que estar todo el día haciendo declaraciones desgasta, pero se olvidan que si un político no tiene la valentía de plantar cara y decir lo que piensa en voz alta lo normal es que los ciudadanos desconfíen de ese político por taimado. Algunos dirán que si salió airosa de su paso por el Ministerio de Defensa fue porque no habló, y en mi opinión, insisto, quienes piensan eso es que de verdad no confían en ella.

Verán, soy de las que creen que Carmen Chacón tiene la cabeza bien amueblada, que es una política sólida y capaz, seria, rigurosa, trabajadora. Es decir, que tiene cualidades sobradas para tener un papel relevante en la política española. Lo único que le falta es confiar más en la propia sociedad, en el juicio que los ciudadanos se puedan hacer de ella. No puede hacer política amarrando tanto para no equivocarse que al final su papel termine siendo irrelevante por incomparecencia.

En cuanto a sus recientes declaraciones, les diré que su contenido no me sorprende. Y es que hace unos cuantos años cuando Carmen Chacón era una desconocida diputada que se enrolaba en las filas de la Nueva Vía de Rodríguez Zapatero le hice una entrevista en que me habló del federalismo como solución a los problemas identitarios. Y me consta que ella es una buena conocedora del tema.

Las declaraciones de Chacón están muy medidas, en ellas no hay una palabra de más ni de menos, y son valientes. Algunos interpretan como que Chacón le está moviendo la silla a Rubalcaba, en mi opinión estaba obligada a decir algo, porque alguien que ha pujado por hacerse con la Secretaría General del PSOE y que tiene una larga carrera por delante lo menos que puede hacer es «mojarse» ante un problema tan grave como el órdago independentista que ha lanzado Artur Mas.

Ya era hora de que Chacón dijera algo, y el próximo paso debería de ser no evitar los cara a cara con los periodistas. Ella puede con eso y con más, porque de cerca Carmen Chacón gana.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído