Gaza: el momento de parar

Creo que el fracaso reiterado de muchos de los medios de comunicación
españoles y de buena parte de la comunidad internacional, a la hora de
distinguir entre la violencia de los militares israelíes y el
terrorismo de Hamas, no sólo estimula a los fanáticos sino que
erosiona toda posibilidad de paz en Oriente Próximo.

Creo también que Israel se equivoca prolongando sus ataques sobre Gaza.

Los principales objetivos de los estrategas de Jerusalén han sido alcanzados.

El primer día, eliminaron al jefe militar de Hamas. El segundo,
desarbolaron las rampas de lanzamiento de cohetes de largo alcance y
dejaron patente que el país cuenta con tecnología sofistica para
neutralizar en vuelo proyectiles con destino a Tel Aviv y los
principales núcleos de población.

La guerra es algo espantoso y entre los más de cien palestinos muertos
en Gaza y los incontables heridos, además de los milicianos, hay
granjeros, mujeres inocentes y niños indefensos.

No tiene sentido seguir y escuchar a un cavernícola como Eli Yishai,
ministro del Interior y jefe de un partido como el ortodoxo Shas,
cuyos seguidores no sirven por razones religiosas en las Fuerzas
Armadas, decir que hay que “devolver a Gaza a la Edad Media”, pone
los pelos de punta.

Desde el otro lado, Khaled Meshal, máximo el líder de Hamas, saca
pecho y reta a Israel a lanzar de una vez por todas la invasión
terrestre, advirtiendo que sus soldados no regresaran vivos a casa.

Son simples bravatas y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu,
debería aprovechar la ocasión para forzar una salida negociada, ahora
que todavía cuenta con el respaldo de Obama y cuando ya ha dejado
claro que Israel no duda ni dudará a la hora de ejercer el derecho a
defenderse.

Hamas, que controla la Franja de Gaza desde 2007 y goza de la
envenenada ayuda de Irán, es una organización consumida por el odio a
Israel, a la que no importa el precio que pueda pagar su gente.

A Israel, que es una democracia, debería importarle

Autor

Alfonso Rojo

Alfonso Rojo, director de Periodista Digital, abogado y periodista, trabajó como corresponsal de guerra durante más de tres décadas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído