Rafael Martínez-Simancas – Sin Etiqueta – Santos inocentes.


MADRID, 20 (OTR/PRESS)

Perdónales porque no saben lo que hacen, ese debe ser el eslogan para todos los que fueron consejeros de alguna caja con problemas financieros. Estamos ante un nivel de inocencia que da hasta apuro verles declarar ante el juez porque se les mira a los ojos y uno aprecia, (de inmediato), que o fueron obligados a cobrar dietas de consejeros o les engañaron con oscuros ardides sujetos sin entrañas. Y cuanto mayor es el agujero de la deuda mayor es el nivel de inocencia en sangre. Diríase que gracias a Dios que reventó la burbuja porque esas pobres almas estaban condenadas a trabajar para el mal aunque les pagaran muy bien. Es cierto que durante los años de bonanza no hicieron gala de su nivel de desconocimiento pero quizá no lo mostraron por no estropear el jolgorio económico en una España próspera dónde los pisos valían lo que un castillo en el Valle del Loira.

Pilar Cáceres y Mercedes de la Merced son dos ejemplos recientes. Cáceres aseguró ante la comisión de las Cortes Valencianas que investiga la intervención de la CAM por el Banco de España que no tiene ni idea de economía, en todo caso el nivel suficiente para llevar las cuentas de su casa. Es un fino detalle que olvidó cuándo fue nombrada pero a veces los despistes se complican. Por su parte Mercedes de la Merced asegura que no se coscó de lo que pasaba en Caja Madrid y argumenta en su defensa que era la «época de los brotes verdes». Parece mentira pero a estas alturas los brotes verdes dan mucho juego.

De la Merced da una patada al balón y lo desplaza unos metros hacia adelante para que lo recoja el que era gobernador del Banco de España. Miguel Angel Fernández Ordóñez es otro mas de este elenco de santos inocentes que deben ser incluidos en el martirologio por lo mucho que han dado y lo que están padeciendo. El gobernador dio por buenos unos informes internos en los que se hablaba de la viabilidad de Caja Madrid meses antes de ser intervenida. Y si seguimos tirando por elevación llegará el momento en el que todo el mundo fue cordero menos algún depravado presidente y algún banquero preferiblemente de fuera para no levantar suspicacias en España.

A la espera de un gran homenaje a estos exconsejeros, y al exgobernador del Banco de España, quedamos atentos a nuevos recortes que nos puedan venir en parte debidos a la mala gestión de fondos públicos realizada en las entidades intervenidas. Pero da igual, en breve llegará el 28 de diciembre y todos libres de pecado. Va a ser difícil encontrar culpables entre tanto santo varón y tanta mujer de hacendosa.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído