Andrés Aberasturi – Perdón, nos equivocamos. Con lo de los ajustes.


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

O sea, que el Fondo Monetario Internacional, más conocido como FMI, dice ahora que no, que en lo de los recortes se han pasado y el economista jefe del organismo internacional admite que los expertos del Fondo se equivocaron en los estudios que llevaron a recomendar las medidas de austeridad porque «los pronósticos subestimaron significativamente el aumento del desempleo y la caída de la demanda interior con la consolidación fiscal». ¿Y ahora qué hacemos, economista jefe? ¿Damos marcha atrás, se encarga usted de convencer a Merkel, o seguimos como si nada? Porque resulta que la firma de inversión Morgan Stanley recomienda invertir en España en 2013: cree que nuestro país es una «potencial sorpresa» para este año que acaba de comenzar y hasta se atreve a predecir que nuestra famosa prima de riesgo se va a situar por debajo de los 200 puntos básicos. ¿A quién hacemos caso, economista jefe?

Y mientras estas dudas nos sobrevuelan a todos los recortados por el Gobierno, mandan a los inspectores de trabajo a monterías a ver si los perreros están o no dados de alta en Seguridad Social. A mí hasta la misma palabra, montería, me cae un poco gorda, pero en un país donde las mujeres siguen cobrando salarios mas bajos que los hombres por igual trabajo, donde el absentismo laboral resulta mas bien como tirando a escandaloso y donde tantas cosas más, no sé yo si el tema de los perreros resulta de vital importancia, la verdad. Es como si me ponen a mí (o a la mayoría de ustedes) un inspector de hacienda; pues quizás algo pille, pero no parece que usted o yo seamos los grandes desequilibradores de la cosa fiscal. Lo malo es que los inspectores de hacienda ocurre como con los perreros: que también nos los ponen en lugar de dedicarlos a los que los propios inspectores reclaman y denuncian día sí y día también.

Los gobiernos hacen cosas pintorescas y este de Rajoy no sólo las hace sino que deja de hacer otras. Las cosas no acaban de cuadrarle al presidente y entre herencias envenenadas, decisiones inoportunas y amnesias varias, nos ha dado un año para el olvido. ¿Qué caras se les habrán quedado a nuestros dos ilustres contables (Guindos y Montoro) y a su líder Rajoy con el informe del economista jefe del FMI? Imagino que la misma que a los perreros de las monterías. Pero no sólo a ellos: el problema sigue siendo Europa, nos guste o no, aunque algo más se podría hacer desde aquí y dejar de cargar la mano en la sanidad, la educación o los impuestos mientras empresas como Iberia se deshacen como un copo de nieve en el otrora desierto y hoy jardín llamado British Airways.

Rajoy despista incluso a sus votantes; no sé si él es consciente, pero está haciendo pasar a su partido por lo mismo que está pasando el PSOE, lo que ocurre es que el poder une mucho aunque con lazos frágiles. Entre los que dicen -en el PP- que hay que contar con Bildu y que el juicio contra Angel Carromero en Cuba fue poco menos que impecable, el personal cercano a Génova ya no sabe por dónde tirar. Que el buen Dios mire con mejores ojos las predicciones de Morgan Stanley y confunda al economista jefe del FMI. A ver si hay suerte.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído