Fernando Jáuregui – Un espectáculo insoportable.


MADRID, 9 (OTR/PRESS)..

Siento mucho tener que decirlo, porque me encuentro entre quienes piensan que la clase política española carece de imaginación, sí; vuela demasiado bajo, de acuerdo… pero no es corrupta, en términos generales. Sin embargo, al mismo tiempo, me parece que estamos, entre todos -unos más que otros, claro está-, ofreciendo un espectáculo insoportable. Un país en el que el anterior presidente de la patronal está en la cárcel, un miembro de la familia real puede estar a punto de compartir la misma suerte, el presidente de un partido que co-gobierna en una autonomía tiene que ir a declarar por un delito de corrupción que se «tapa» mediante un acuerdo más que cuestionable con la Fiscalía, un país en el que hay un presidente de Diputación de quien se conocen sus andanzas desde hace treinta años sin que haya sido apartado por la formación a la que enloda, es un país que tiene que hacer un profundo examen de conciencia.

Este nuestro, que es un gran país por lo demás, es un Estado donde se ha gastado mucho en fruslerías, donde el faraonismo de algunos alcaldes, comenzando por el que rigió la capital, ha sido ridículo y escandaloso, donde las autonomías se han sentido -a la hora del despilfarro- virreynatos, donde los gobiernos centrales han mirado siempre hacia otro lado cuando había que limpiar los establos de Augías, lo que se convirtió en un auténtico trabajo de Hércules. Y, así, los establos han ido acumulando porquería, los servidores públicos se sintieron impunes y acreedores sin más de todo tipo de favores, del gratis total, de la tarjeta de crédito oro, del viaje «oficial» por la cara. España ocupa ahora un lugar privilegiado entre las naciones más corruptas, se persigue mal, tarde y discriminadamente -que esa es otra- el fraude fiscal, no se persiguen -nos lo acaba de reprochar la OCDE- los sobornos a funcionarios extranjeros, ni el tráfico de influencias, se potencia el dinero «b» y hasta el «c», se desoyen los tardíos avisos del Tribunal de Cuentas (cuando estos avisos llegan, por supuesto), se fomentan las prescripciones artificiales de delitos. ¿Es esta la «marca España» por la que queremos que nos conozcan?

Y lo peor es que, cuando sale a relucir un nuevo escándalo, pongamos el del orensano Baltar, veterano en estas lides de la corruptela, el partido en el que milita reacciona tirando de hemeroteca y atacando los escándalos que protagonizó la formación de enfrente. Así, sin un verdadero pacto de moralización entre quienes ostentan la representación pública de los españoles (pactos se han hecho muchos y no se ha cumplido, de verdad, ninguno), ¿cómo van a pedir a la sociedad civil que adopte una conducta ética rigurosa? ¿Cómo no esperar que quien pueda incumpla sus deberes con el Fisco? ¿Es posible pedir confianza a una ciudadanía asomada diariamente al basurero?

No trato, desde luego, de exculpar las desviaciones de esa sociedad civil, acostumbrada, en buena parte y en el inmediato pasado, a enriquecerse sorteando las barreras legales y normativas sin que a nadie pareciese importarle demasiado. Solamente digo que por alguna parte habrá que empezar este también necesario, quizá mucho más necesario que otros, recorte.

La selección de las mejores marcas de termómetros

TERMÓMETROS CLÍNICOS

Aquí encontrarás la oferta actualizada de estos dispositivos de salud

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído