Isaías Lafuente – Que difícil es pedir perdón.


MADRID, 10 (OTR/PRESS)

Duran i Lleida pasaba por ser un hombre de palabra, dotado de un sentido común que a veces se echa de menos en la política. Por eso sorprende su reacción tras el acuerdo entre la Fiscalía y los encausados en el caso Pallerols para no llegar al juicio oral y reconocer su culpabilidad en la financiación irregular de Unió Democrática de Cataluña a cambio de unas suaves penas que les permitirán eludir la cárcel. El propio Durán se comprometió hace más de una década a pedir perdón, incluso a dimitir, si los tribunales demostraban finalmente esa financiación ilegal.

No lo ha hecho. Es más, su elocuente silencio ha sido cubierto por una portavoz de su partido, Marta Llorens, que ha armado una de esas extravagantes explicaciones que demuestran la escasa consideración que algunos políticos tienen por los ciudadanos. Por resumir, ha dicho que Unió asume la responsabilidad civil que fije la sentencia aunque el partido no tiene ninguna responsabilidad en esa financiación irregular. Vamos, que o son tontos o se creen que el resto lo somos.

Lo peor de Duran no es que no responda hoy a su palabra dada y comparezca para dar explicaciones, pedir perdón y eventualmente dimitir. Lo peor es que como máximo responsable del partido no detectase el desvío de recursos públicos a su formación cuando se produjo, hace ya 20 años, y más grave aún es que no investigase después cuando comenzó el procedimiento judicial hace 13 años. Si, como han admitido los encausados, eso sucedió, era el propio Duran el que hace una década tenía que haber denunciado públicamente el desaguisado y haber pedido perdón a los contribuyentes por la actuación delictiva de los suyos. Cuando uno juega la baza de la justicia, esperando callado que una mala instrucción no sea capaz de demostrar el delito -algo que, como sabemos, no es actitud exclusiva de Unió-, se arriesga a que cuando llegue la sentencia los ciudadanos consideren su inacción como un silencio cómplice. Y el perdón, si es que se produce, quizás llegue demasiado tarde.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído