Andrés Aberasturi – ¿Dónde va España?


MADRID, 11 (OTR/PRESS)

Contemplas el panorama ciertamente desolador de una España que se abre triste y desconfiada al siglo XXI y dan ganas de escribir siempre la misma columna, de reclamar en este vergel de inmoralidad política una pizca de honradez, un atisbo de seriedad, un gesto de coherencia. Escribir una y otra vez la misma columna en nombre de todos los ciudadanos que han dejado de creer en casi todo, que contemplan, atónitos, cómo funciona un Congreso que ha hecho de su capa el sayo con el cubrir sus intereses partidistas, un Senado que lleva décadas devorando dinero de todos sin aportar absolutamente nada, una Justicia que tarda años y más años en resolver casos escandalosos -eso cuando nos prescriben en el camino-, unos sindicatos que viven de las rentas (de las rentas de todos, por supuesto) y en los que no creen la inmensa mayoría de los trabajadores y una patronal insaciable a la que hundió para su desgracia un presidente que lo fue para vergüenza de todos. Y a esto, súmense gobiernos autonómicos, provinciales y locales con sus empresas públicas, sus falsos funcionarios paralelos, su boato desmedido, su estúpido engreimiento.

Me gustaría decirme a mi mismo que exagero pero solo alcanzo a obligarme a escribir el consabido «con excepciones». Pero pese a todo, pese a que no dudo que las haya, generalizar, en este caso, no solo es lícito sino incluso necesario porque la inmoralidad se ha hecho dueña del sistema y la complicidad entre «ellos» es el pan nuestro de cada día -ese pan que cada vez es más difícil de ganar para el resto- una complicidad innecesaria en el silencio, en la no denuncia, en el mirar hacia otro lado. Ahí está la raíz del problema: en la absoluta impunidad en la que se mueven los partidos políticos y de la que son deudoras el resto de unas instituciones y unos poderes que dependen de ellos, de su voluntad cuando se reúnen y deciden en nombre de un pueblo soberano, engañado y empobrecido.

Más de trescientos casos de corrupciones sobre la mesa; millones y millones de euros que van y vienen de paraísos fiscales, nombres y apellidos, yernísimos que ejercen, siglas de partidos, confesiones desvergonzadas como las de Jorge Verstrynge al mando -dice en un derroche de cinismo- de un equipo en Alianza Popular falsificando facturas, condonaciones de deudas millonarias a los partidos por parte de unos bancos que luego se apresuran a la hora de los desahucios y las preferentes, políticos de segunda fila colocando a parientes y amigos, sindicatos que se manifiestan por la mañana contra reformas laborales que luego practican por la tarde con su propia gente.

¿Dónde va este país, el país en el que nunca pasa nada? ¿Dónde va España si lo españoles ya ni somos capaces ya de cabrearnos ante tanto desmán más allá de lo que dura un telediario? ¿Dónde va esta clase/casta política que asiste imperturbable a la caída en picado de su crédito? Ya no se trata de parecer la mujer del César; hemos llegado a un punto en el que vale la concubina, la «bien pagá»; ya no pedimos gestos ni formas porque nos han engañado mucho con sus muecas. Es necesario recuperar la democracia porque ésta no puede ser, no es la democracia que soñamos cuando entonces. En democracia no cabe tanta inmoralidad, tanta desvergüenza y tanto sometimiento de todos a unas empresas que hoy se cobijan bajo las siglas de partidos. Esta columna la debería escribir una y otra vez, repetirla y repetirla aunque soy consciente de su inutilidad; al menos mis hijos no me podrían echar en cara nunca que, dedicándome a esto, guardé silencio o me vendí a unos o a otros.

OFERTAS ORO

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 41 Y EL 50% !!!

Una amplia variedad de las mejores ofertas de nuestra selección de tiendas online

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído