Carmen Tomás – ¿España, una sorpresa?


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

El secretario de Estado de Comercio ha dicho que España puede ser la sorpresa de 2013. Esta afirmación puede parecer exagerado, demasiado optimista e incluso una machada. Pero, la verdad es que hay ya bastantes datos que pueden hacer más comprensibles las palabras de Jaime García Legaz. A día de hoy, por ejemplo, ya nadie habla del rescate de España. Conseguimos colocar la deuda pública. En la última subasta a tipos que no se veían desde los peores momentos de 2012, cuando Zapatero tuvo que cambiar completamente su política y recibía las llamadas de Merkel u Obama exigiéndole que tomara medidas para frenar la sangría del déficit y demás distorsiones.

Claro que lograr superávit en la balanza de pagos por cuenta corriente o el aumento de los ingresos o la reducción del déficit de las Administraciones Públicas no llega a los ciudadanos. No son señales fáciles de transmitir a una sociedad deprimida por 6 millones de parados y demasiados casos de corrupción política y de gasto público sin control. Pero, es obvio que sin estas bases difícilmente se puede llegar a la estabilización de la situación de crisis y posterior remontada. Hay que anotar además que las grandes empresas españolas han conseguido financiarse y el dinero vuelve a España. Estos signos son de confianza, lo que no hemos generado en los últimos años.

No hay que dormirse, ni por supuesto morir de éxito. Pero ya grandes y valorados economistas se atreven a hablar de señales al final del túnel. Quedan incógnitas internas y otras importantes que proceden del exterior y pueden hacer daño. Sin embargo, ahora sí hay razones para la esperanza si el gobierno sigue con sus reformas y sobre todo continúa encima de las Comunidades Autónomas y siguiendo al día la marcha del gasto público.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído