Carmen Tomás – Desde el parqué – Baja la espuma.


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

La semana ha sido de descanso en la bolsa española. No todas van a ser primavera. El IBEX se dejó un 0,7 por ciento y lo hizo tanto por razones internas como externas. En Estados Unidos se están presentando resultados empresariales y los hay para todos los gustos. Y en España, aunque se han colocado bien las emisiones de deuda del Tesoro la prima de riesgo no acaba de bajar de los 350 puntos y la rentabilidad del bono a 10 años ha vuelto al 5 por ciento.

Es verdad que siguen colocándose bien las salidas al mercado de empresas españolas, pero la alta morosidad de la banca ha sido un estacazo, por encima del 11 por ciento. Así que han sido unas jornadas de datos más bien malos y preocupantes.

En todo caso, una subida como la que registraba el selectivo de la bolsa española necesitaba una parada y ya se ha producido. El año ha empezado bien y en general hay mejores perspectivas. Sin duda, va a influir la recomendación del Banco de España de rebajar las rentabilidades de los depósitos, aunque habrá que ver en qué queda la investigación de Competencia.

De hecho, algunas entidades se lo están saltando. Lo cierto es que parte de ese dinero que iba a ir a depósitos, donde se acumulan 280.000 millones de euros buscarán otros refugios y entre ellos por qué no las bolsas, que en realidad son una parte importante de la financiación de las empresas. También, por supuesto, los fondos de inversión serán una alternativa y bastante correcta para un perfil de ahorrador conservador.

Los datos del paro y algunos resultados empresariales marcarán una semana que puede insuflar pesimismo. Están a la cola muchos ERE y aunque algunas cifras macroeconómicas estén dando alegrías, los ciudadanos no ven aún razón alguna para el optimismo y menos a la vista del pozo negro de la corrupción política que nos indigna.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído