Julia Navarro – Escaño cero – Entre todos.


MADRID, 28 (OTR/PRESS)

Alfredo Pérez Rubalcaba ha lanzado un órdago a Mariano Rajoy presentando un plan que quiere ser un pacto por el empleo. En principio, la propuesta solo puede ser bienvenida, pero me permito dudar de que vaya a tener mucho recorrido.

En primer lugar, Mariano Rajoy no suele ser demasiado receptivo a las propuestas ajenas, y hasta ahora cada vez que el PSOE ha hecho una propuesta el Gobierno ha presentado inmediatamente otra alternativa sin posibilidad de consensuarla.

Lo que es evidente es que resulta insoportable la cifra de desempleados y que hasta ahora las medidas puestas en marcha por el Gobierno no solo no han dado resultado sino que han provocado más paro.

Me parece a mí que las propuestas del PSOE deberían de ser estudiadas y consideradas no solo por el Gobierno sino por el resto de los partidos del arco parlamentario amen de por sindicatos y organizaciones empresariales. Dotar de un fondo público para ayudar a financiarse a pequeñas empresas y emprendedores, rebajar las cotizaciones a la seguridad social, hacer posible que los jóvenes sin formación puedan acceder a un puesto de trabajo y que los que tienen formación puedan desembarcar en el ámbito laboral a través de programas específicos, son cuanto menos medidas que, insisto, no se deberían de desechar.

En mi opinión es más necesario que nunca un gran pacto por el empleo y para eso es necesario la implicación de todos los actores sociales. Lo que es evidente es que las cosas no pueden seguir así, que el Gobierno no puede pedir a los ciudadanos que hagan gala de la fe del carbonero, es decir que crean a ciegas que las medidas que hasta ahora han sido adoptadas terminarán dando resultado. Aquí y ahora esas medidas han fracasado de manera que es urgente buscar nuevas fórmulas que saquen a nuestra economía de la situación agónica en que se encuentra.

Este fin de semana, Mariano Rajoy mandaba un «recado» a Angela Merkel sugiriendo que es hora de que Alemania aplique medidas de estímulo que ayuden a crear empleo. La señora Merkel, por su parte, no parece querer darse por enterada, y mientras insiste en imponer sus políticas de austeridad extrema está provocando que el paro crezca en la zona euro y que la UE no crezca y en todo caso su crecimiento no sea significativo.

Yo no he visto nunca tanto alarde de soberbia como la de los actuales líderes europeos empeñados en unas recetas económicas de ahorro extremo. No se trata de gastar por gastar, hay que gastar con eficacia y cuidado hasta el último euro, pero entre el ahorro extremo y el despilfarro hay mucho trecho, y desde luego la economía española necesita algo más que ahorro para que salga adelante. Por eso me parece a mí que lo menos que debería de hacer el Gobierno es recoger el guante que le lanza el PSOE y buscar ese gran pacto por el empleo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído