Fernando Jáuregui – No te va a gustar – El querellazo.


(Esta columna sustituye a la anterior por error en el nombre del abogado Jorge Trías Sagnier)

MADRID, 5 (OTR/PRESS)

Dicen la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, y su portavoz, Carlos Floriano, que van a ejercer acciones legales «contra todo y contra todos» aquellos que hayan atribuido ilegalidades a los dirigentes de esta formación, contra quienes han filtrado informaciones falsas y contra quienes las han publicado o emitido. Lo siento, pero me parece un disparate político, y lo digo anteponiendo el hecho incontrovertible de que el PP, como cualquiera, tiene derecho a la defensa de su honor y buena imagen, tanto en los medios de comunicación como en los tribunales; por eso me limito a hablar simplemente de «disparate político».

Porque ¿a quién se va a demandar? ¿dónde está el límite entre los que publicaron o solo reprodujeron lo que otros publicaron?. Sucede que hasta el «Financial Times», para no hablar de otros innumerables medios extranjeros, se ha hecho abundante eco de lo que inicialmente fue el trabajo de investigación de un pequeño grupo de periodistas en Madrid. Si hay que demandar (civilmente, por tanto) a todos, no le arriendo al PP la ganancia ni en términos de acercamiento en el futuro a los medios demandados ni en lo referente a las elevadas tasas que habrá de pagar por acudir a los tribunales, fruto esto último, lo de las tasas, digo, de la «ocurrencia» del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. ¿O serán más bien querellas penales las que se presenten, por entender que se ha calumniado e injuriado a las personas que aparecen en los «papeles Bárcenas»?.

¿O será acaso el demandado el propio Bárcenas?. Difícil, porque el ex tesorero ha desmentido por activa y por pasiva ser el autor de esos presuntamente «apócrifos» (Rajoy dixit) apuntes contables, denunciando la «maniobra» que la filtración y la publicación de esos «papeles no de Bárcenas» como un intento de desprestigiar al PP, en general, y a Rajoy, en particular. Por último, ¿es más bien contra algún presunto «filtrador», como el abogado Jorge Trías Sagnier, contra quien el PP quiere dirigir la máquina querellante? Complicado asunto también, porque no hay más pruebas de eso que unas declaraciones de Trías señalando que en el PP se pagaban sobresueldos, lo que, en puridad, no tiene por qué ser delito.

Yo creo que el PP va a meterse en un lío con esto de las demandas «urbi et orbe», y mal harán sus dirigentes si se dejan aconsejar por la indignación que muchos de ellos sienten, lógicamente, si piensan, como dicen varios de ellos que piensan, que alguien está mancillando su honradez en pro de una operación política, o de vaya usted a saber qué. Ante una situación de crisis «encierre a sus abogados», recomiendan los manuales norteamericanos que yo estudié cuando me iniciaba en comunicación empresarial. Es aún más gráfica la maldición gitana: «pleitos tengas y los ganes». Ocurre que el PP no tiene siquiera la garantía de ir a ganar estos pleitos contra molinos de viento, o contra tigres de papel. Cospedal, que es abogado del Estado y por cierto con buen número en su promoción, conoce perfectamente las consecuencias que tendría el que los tribunales desestimasen alguna de estas demandas: el descrédito político, más ruido aún, más barullo, más desprestigio.

Pido al amable lector que no piense que estoy haciendo una defensa corporativa de los medios de comunicación. Creo que algunos se han, nos hemos si quiere usted, extralimitado en las acusaciones, en las críticas, en las suposiciones e hipótesis a la hora de repartir culpabilidades. O no, cómo saberlo con los datos que manejamos. Simplemente, dijo que esto no se arregla a querellazo limpio, sino con explicaciones convincentes, con transparencia y con pruebas. Ya sé que es duro tener que probar que eres inocente, y que quien te acusa de culpable pueda, al tiempo, presentar pruebas enclenques o dudosas. Pero, parafraseando de nuevo la célebre frase del asesor de Clinton,

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído