Charo Zarzalejos – Lo que la verdad esconde.


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

«Lo que la verdad esconde» es una película de misterio protagonizada por Harrison Ford. Este engaña a su mujer, pero ella no lo sabe y cuando la aventura culmina, el matrimonio funciona a la perfección hasta que ella asegura oír voces un tanto misteriosas y si no recuerdo mal hasta ve espectros en los que se representa una mujer. Naturalmente él trata de quitarle importancia pero Pues eso. En el truculento sudoku que se ha destapado una vez sabido que Bárcenas tenía una cuenta opaca en Suiza, las voces, los espíritus y hasta los espectros se han desatado en la calle Génova. Nunca calcularon que la comisión rogatoria que nos ha permitido conocer la fortuna del que fuera tesorero del PP fuera a traer las consecuencias que hoy, con perplejidad, todos contemplamos.

En medio de tanto desastre quiero pensar que al final se sabrá la verdad. La vía judicial es la única que nos puede acercar a la verdad contrastada, pero aún así y aún cuando esa verdad se sepa, continuarán durante tiempo, los espectros, las voces misteriosas y los espíritus. Si la verdad final echa por tierra las declaraciones de inocencia y limpieza realizadas por los dirigentes del Partido Popular, no cabe duda que la catarsis es obligada. Todos a la calle, pero no antes de que se conozca esa verdad. Si esto ocurriera, si la verdad fuera nefasta para el PP el espíritu de Bárcenas, de Trías y de cuantos más hayan aparecido o lo hagan en lo sucesivo quedarán clavadas en España. Sus espectros serán lo que la verdad esconde. Si lo que al final se concluye en vía judicial es que la letra no es de Bárcenas, que nadie ha cobrado en negro, que el original de lo publicado ni existe ni ha existido, entonces los espíritus que hoy andan sueltos acechando al PP cambiarán de casa. Se aparecerán a otros y los espectros de sus actuales creencias pasaran una enorme factura, entre otros, al propio líder de la Oposición.

Este es un perverso sudoku en el que cada cual sólo está dispuesto a creer aquello que más le conviene, aquello que fortalece sus posiciones o sus tesis, aquello que cree que mas daño puede hacer a quien considera adversario. ¿Importará la verdad?. Me temo que no, que se ha llegado a un punto en el que la verdad no importa . Importan las conclusiones previas de cada cual.

Que Bárcenas es un personaje del que hay que tomar infinita distancia, es obvio. Ha engañado a todos o casi todos hasta el punto de que él solito está logrando que el partido en el poder atraviese por sus momentos más difíciles y de paso que la sensación de podredumbre haga mella en la opinión pública.

Es imprescindible que la justicia actúe con celeridad, que sus conclusiones resulten entendibles y a la luz de lo que la Justicia diga -y no los políticos y ni nosotros, los periodistas- que cada cual asuma su responsabilidad. Y es precisamente la actuación del Fiscal General del Estado y de la fiscalía Anticorrupción lo que nos debe hacer creer que en esta democracia nuestra no todo está perdido. Gracias a la democracia hemos conocido las cuentas de Bárcenas, el alcance real e inmenso de la trama Gürtel y sabremos si la letra de los papeles publicados es o no de Bárcenas. Sabremos todo lo que se pueda saber y entonces llegará, a su vez, la hora de la verdad.

De momento hay una verdad incontestable y es que la opinión pública ha conocido unos papeles que han puesto en jaque al PP y yo me pregunto ¿Qué es lo que esconde esta verdad?. Tengo la seguridad de que cuando El País ha publicado los llamados «papeles de Bárcenas» es porque tenia o creía tener las garantías suficientes de que no se trataba de una broma. La pregunta no se refiere al periódico en cuestión sino a quien o quienes lo dieron. De momento esta es la única verdad: que alguien, se supone que con credibilidad suficiente, los dio. ¿Que esconde esta verdad?. ¿Afán de limpiar la vida pública?. ¿Ganas de hacer daño?. Esto es un sudoku de grado tres protagonizado por presuntos corruptos, por cobardes -¿por qué no lo denunciaron antes?- y me atrevo a decir que por malas personas porque si saben a ciencia cierta la existencia de corruptelas ,para aparecer como personas limpias deberían salir a la luz pública con nombres y apellidos y acusar con nombres y apellidos. Su silencio o su presunto silencio está haciendo daño no a Rajoy o a Cospedal, que también, sino a miles y miles de buenas gentes que militan en el PP y que hoy escuchan voces raras e incluso sienten la compañía de espíritus. Si esto se alarga también verán espectros.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído