Luis del Val – Cínicos e infames.


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Mientras las gallinas cacarean alrededor de unas fotocopias que, cada día que pasa, se demuestran más endebles e inconsistentes, se perpetran infamias vergonzosas que casi pasan inadvertidas en medio del barullo de la granujería habitual. La falta a su palabra de Mariano Rajoy me apesadumbra. No a que hiciera lo contrario de lo prometido, debido a las mentiras que heredó sobre el déficit auténtico del anterior gobierno, sino sus falsedades actuales, sus cinismos que no tienen defensa en la herencia recibida.

En agosto de 2012, en una entrevista concedida al Wall Street Journal», afirmó que «la edad de jubilación es razonables en España, si se cumpliera realmente, por lo que vamos a trabajar sobre los problemas de las jubilaciones anticipadas». Y es que, por aquellos años, se jubilaban anticipadamente más de la mitad de los pensionistas. En otra ocasión, con mucho énfasis, Rajoy dijo que se ponía en peligro el sistema de pensiones. Pues bien, ha bastado que el desastre bancario del Banco de Valencia y de Bankia haya mostrado su último fleco para que a la infamia de la mentira se añada el cinismo. Y los sindicatos, que despiden a su personal administrativo por las mañanas con arreglo a la reforma laboral, y se manifiestan en su contra, por la tarde, conchabados con el Gobierno, pactan jubilaciones anticipadas ¡a los 53 años! y con hasta 42 días por año trabajado. Cientos de miles de trabajadores se han ido al paro con unas indemnizaciones parcas y miserables, porque peligraba nuestro sistema de pensiones, y nuestro déficit, pero, eso sí, tratándose de los empleados de bancos a los que estamos sacando a flote con nuestros impuestos, entonces, ya no peligra nada. Y la mentira brilla con todo su esplendor y, lo que es peor, el atisbo de que un presidente de Gobierno se envuelva en el cinismo, o bien por desprecio a sus conciudadanos o bien por cobardía.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído