Francisco Muro de Iscar – ¿Ha perdido Rubalcaba?


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

La mayoría de los analistas señalan que el debate sobre el Estado de la Nación lo ha perdido Rubalcaba, incapaz de recuperar peso ante un Gobierno que ha incumplido todas sus promesas y que está sufriendo un desgaste brutal por lo impopular de sus medidas y por las sospechas de corrupción, pero también por su incapacidad genética para el diálogo y la negociación y por su política de comunicación. Cualquier partido de oposición pagaría lo que fuera por encontrarse frente a un presidente y un Gobierno como éste.

¿Qué es lo que pasa? Pues que el PSOE, que es responsable de muchas de las causas que han provocado esta crisis -en economía, en educación, en política autonómica- sigue pagando sus culpas porque no ha hecho el duelo, la catarsis indispensable para cerrar una etapa nefasta -¿se imaginan lo que sería hoy un Gobierno «dirigido» por Zapatero?- y abrirse al futuro. Alguien nada sospechoso de connivencias con el PP como es Pedro Almodóvar, ha dicho que «la situación deplorable del PSOE, su falta de ideas, su oposición nefasta, es uno de los grandes problemas de esta país». El director reconoce que la segunda etapa del expresidente «fue un desastre» y que se equivocó apoyándole. Almodóvar se muestra «escandalizado» por esa etapa y casi lo mismo por la actual. La izquierda, la de la ceja o la de los Goya, esa que juega al progresismo de salón, esconde, olvida o apoya cerradamente los errores de los suyos. Es impensable una crítica como la de Almodóvar. No es frecuente ni en el seno del partido, que es donde debería producirse una mirada crítica con rigor, con seriedad, hasta los cimientos mismos de la ideología para buscar un nuevo partido socialista coherente y con ideas nuevas.

¿Es posible pensar en esa posibilidad cuando la guerra interna es devastadora o cuando uno de sus líderes, el de los socialistas catalanes reclama la abdicación del Rey, justo cuando Rubalcaba replica a Rajoy y cuando el espionaje sacude los cimientos del PSC y de toda Cataluña? No hay en el PSOE en estos momentos ninguna reflexión, ninguna voz autorizada que parezca poder llevar al socialismo -imprescindible en este país- a la modernidad, a propuestas imaginativas y realizables. Decía hace unos días el historiador inglés Anthony Beevor que «como en 1938, los líderes europeos temen decir la verdad». Los líderes españoles ignoran la verdad. En el poder y en la oposición. Y añade Beevor que «los políticos tienen miedo a cometer errores porque creen que la prensa los destrozará y no piensan a largo plazo». También tiene razón. Es posible que Rajoy haya ganado este debate y algún tiempo. Pero si fuera inteligente, mirase el largo plazo y pensara en el bien de España, desearía tener enfrente un PSOE sólido, con ideas y dispuesto a colaborar desde la crítica. Lamentablemente, para unos y para otros importa más un twiter que una idea. Un titular que una solución.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído