Victoria Lafora – Huele mal.


MADRID, 6 (OTR/PRESS)

Que el lunes visitaran el Ministerio de Justicia doña María Dolores de Cospedal, secretaria general del Partido Popular, y el señor Torres Dulce, fiscal general del Estado, pudo ser, como insinúan, una absoluta casualidad; pero huele mal, muy mal.

Al parecer, la señora Cospedal visitó al ministro Gallardón para interesarse por temas de la comunidad castellano-manchega, y el señor Torres Dulce para saber de la nueva Ley de enjuiciamiento Criminal. Puede ser pero, ¡caramba!, ¿no podría el señor Gallardón, con lo listo y precavido que es, haberlos citado en diferentes días? Sobre todo con la que está cayéndole al PP con el asunto de Bárcenas y las suspicacias que despiertan determinadas reuniones entre personas directamente vinculadas a él. Y es que no sería de recibo que el fiscal general del Estado y el Ministro de Justicia estuvieran pergeñando una estrategia con la que aliviar el embolado en que el extesorero está metiendo al PP o en la que el PP se está metiendo más y más cada día.

Porque, en lo de las estrategias y las tácticas, el Partido Popular no actúa con demasiada «finezza». La última, aireada por los aledaños del partido y, muy sospechosamente, por medios afines, es la de que el señor Bárcenas estaba robando al PP, detrayendo para sí importantes cantidades de las «donaciones» anónimas. Aunque más bien parecería que las detracciones o sisas las hiciera Bárcenas, solo o en compañía de otros, de las «mordidas» a las que la trama «Gürtel» sometía a diferentes concesionarios de obra pública. Floja estrategia una vez más, porque, de ser así, la supuesta inocencia del Partido Popular no sería tal, ya que se vería comprometida por un manifiesto delito de cohecho, propio o impropio, que nunca se sabe.

Pero, además, quién iba a creerse que nadie en el partido se dio cuenta, ni sospechó siquiera, de los tejemanejes de un tesorero cuya inocencia defendieron a capa y espada hasta hace día y medio. ¿Por qué ese pertinaz empeño en considerar a los ciudadanos como tontos de remate?

Los permanentes retrasos en la presentación de una demanda, civil o criminal, contra el extesorero Bárcenas, se deben, supuestamente, no tanto a la dificultad de hilar fino en la confección de dicha demanda por parte del equipo jurídico, como al enfrentamiento, en las alturas del PP, entre quienes desean presentarla urgentemente, acabando de una vez por todas con el insoportable bochorno, y quienes se resisten a hacerlo con uñas y dientes. Esos últimos, supuestamente, comandados por don Javier Arenas y con el apoyo, supuestamente, de don Mariano Rajoy. Realmente, se mire como se mire, todo esto sigue oliendo muy mal.

A propósito, hay que ver cómo se echa de menos la presencia de un «arreglador» con las habilidades del señor Trillo, actual embajador en Londres.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído