Isaías Lafuente – Quita, quita…


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

Que los errores de los representantes políticos acaban pagándolos los representados, los ciudadanos, es una evidencia que no requiere mayores desarrollos teóricos. Ocurre en todos los sistemas y la única ventaja de una democracia es que cada cuatro años podemos retirar con nuestros votos a los malos gestores. No siempre ocurre, pero la posibilidad existe. El problema en la Europa actual es que hay decisiones supranacionales, que se toman desde la Unión por órganos formados por responsables políticos que no responden directamente ante las urnas y en las que es difícil identificar las responsabilidades y, consecuentemente, hacer pagar a los irresponsables.

La última decisión de Eurogrupo, que preveía una confiscación directa de parte de los ahorros de los ciudadanos chipriotas para pagar una parte del rescate que el país necesita, ha sido un error de campeonato. Intentar dar una patada a los gestores en el culo de los ciudadanos es de una injusticia mayúscula, sobre todo si se tiene en cuenta que en el ámbito de la Unión Europea hay países como el nuestro en donde se actúa contra los defraudadores de manera contraria, perdonando sus pecados a cambio de rebajar sus obligaciones hasta los límites de la indecencia mediante amnistías fiscales. Es cierto que los ciudadanos de algunos países europeos estamos soportando otras quitas, también sangrantes, en forma de rebaja de salarios, servicios y derechos combinada con subidas de impuestos y tasas. Pero lo que se pretende hacer con Chipre llega a los límites del «robo legal».

¿Y quién es el responsable de este monumental resbalón? Pues ni se le conoce ni se le espera. Nuestro país estuvo presente en la toma de la decisión representado por nuestro ministro de Economía Luis de Guindos sin que conste su oposición a la misma. Durante cuatro días el presidente del gobierno ha permanecido de perfil sin pronunciarse y su silencio lo llenó María Dolores de Cospedal calificando de ejemplar y ejemplarizante la medida adoptada por el Eurogrupo. El miércoles, por fin, en los pasillos del Congreso y no en el hemiciclo, dijo Rajoy que no le parecía razonable que los ciudadanos chipriotas perdieran parte de sus ahorros por una situación de la que no son responsables. ¿Se lo habrá dicho también a Cospedal y a Luis de Guindos? ¿Darán ellos alguna explicación, pedirán alguna disculpa, aunque sea en diferido? Me temo que no lo veremos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído