Es su ahorro: empiece a ocuparse


Uno de los defectos de los que adolece nuestro sistema financiero es el de una pobre relación entre depósitos y préstamos. La ratio que los relaciona está en España según la agencia de calificación S&P en una relación 1 a 2.

Eso significa que los prestamos concedidos por el sistema financiero son en su mitad financiados desde fuera, es decir, mediante la obtención de recursos en los llamados mercados mayoristas. Dictan las normas de una eficiente gestión del sistema financiero, que la relación entre créditos y depósitos debe ser 1:1 y al menos no debe de superar la relación de 1 a 1,2.

Las entidades financieras que supuestamente son más seguras son aquellas que no prestan y simplemente captan y gestionan el dinero de sus clientes, son los llamados bancos de patrimonio. Eso es esencialmente lo que venden: “nosotros no prestamos” presumen.

La labor de una entidad financiera al uso es la llamada conversión de plazo.

Obtiene recursos de sus depositantes a corto plazo pero estables, y los presta a largo plazo.

Su negocio es cobrar más por lo que presta de lo que paga por los depósitos. Es lo que llamamos margen de intermediación. Ya sé que ahora ocurre lo contrario, pero así debería de ser.

Siempre ha sido importante entender esto, pero después de lo de Chipre, pasará a ser esencial. ¿Por qué? La respuesta es sencilla. Usted pasará a tener responsabilidad sobre su ahorro.

Si tiene menos de 100.000 euros, quizá pueda permitirse seguir viviendo en la ignorancia, aunque ni siquiera en ese caso se lo recomendaría, pues a punto han estado los ahorradores chipriotas de menos de 100.000 euros de recibir una quita. Desde luego si tiene más de 100.000 euros, ya puede andarse con ojo, porque según las estimaciones que se están manejando, la media de quitas a los depositantes chipriotas de más de 100.000 euros puede alcanzar el 60%.

Ya ve que no le quedará más remedio que ocuparse un poco más de su dinero, y la verdad, no le vendrá mal, porque la experiencia que tengo del nivel de ocupación de los ahorradores por saber donde está verdaderamente invertido su dinero, que es lo que le queda después de trabajar un montón de años y haber pagado y repagado todo tipo de impuestos, es paradójicamente horroroso.

La mayor parte de ellos, no tiene una idea clara de donde está su dinero. En fondos o alguna que otra acción suelen decir, pero sin más criterio. Y del dicho al hecho…¡hay que ver lo que me encontrado! ¡le juro que muchas veces cuesta creerlo!

El caso es que después de lo de Chipre, esto de los rescates europeos ha quedado claro como se paga. Y lo de Chipre no es tan improvisado como parece. Se remonta al verano, cuando con el euro a punto de saltar por los aires, un simpático italiano, que es el que manda en el BCE, dijo aquello de “haremos lo necesario para salvar al euro, y créanme, será suficiente”.

¿Recuerda como se celebró? Parecía magia. Y un poco de magia era, porque tenía truco. Lo necesario implica también quitar dinero a los depositantes.

Que usted ponga dinero en una entidad y no se preocupe por saber si tal entidad es sólida, o donde esa entidad coloca su dinero, es también responsabilidad suya. Si quiere puede enfadarse, pero le diría que es justo. Si usted no se ocupa, ¿porque ha de ocuparse el italiano?

La industria del ahorro es francamente mejorable, y el trato al ahorrador está en muchos casos entre lo horroroso y lo negligente, cuando no doloso. Hay mucho estudio sesudo al respecto.

Hágase un favor y ocúpese algo más de su dinero, y si al revisar no sabe donde lo tiene invertido, mal asunto. Una vez que ha visto lo de Chipre ya no caben excusas. Y no crea lo que dicen de que esto es un caso especial. No lo es. Créame. Es solo la primera vez desde que existe el euro. Pero habrá más veces, bastantes más, y nos tocará por aquí.

¿Acaso no era Grecia un caso excepcional? ¿no es Chipre el quinto país intervenido?

Le recuerdo que en la eurozona somos diecisiete. Empiece por saber donde está su dinero invertido, y si lo que tiene son depósitos, empiece por tratar de averiguar la relación entre depósitos y préstamos de su banco. Eso le dará alguna pista de su solvencia.

Anímese, esto de las finanzas no es tan difícil como parece.


Seguir leyendo >>

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído