Escaño Cero – Toca esperar.


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

Que se hayan creado cinco mil puestos de trabajo es una buena noticia de la que solo cabe congratularse, pero me parece a mí que hay que ser prudentes y no dar por hecho que ya estamos en vías de salir de la crisis. ¡0jalá fuera así! Lo cierto es que junto a este dato positivo el resto de las cifras de la macroeconomía, y no digamos de la microeconomía, no son precisamente boyantes. En todo caso, insisto, es una buena noticia que por primera vez en cinco años haya un mes en que no se ha destruido más empleo.

Puede que la Semana Santa haya ayudado, puesto que buena parte de esos nuevos empleos son del sector servicios. En cualquier caso, tan desmesurado es afirmar que este dato es la constatación de que ya estamos saliendo de la crisis como afirmar que cinco mil empleos más no tienen ningún valor estadístico. Para el Gobierno, el vaso empieza a estar medio lleno mientras que para la oposición y los sindicatos el vaso cada vez está más vacío.

Yo creo que lo sensato sería esperar a ver qué sucede en los próximos meses, si efectivamente se continúa creando empleo aunque sea a cuenta gotas o estos cinco mil nuevos puestos de trabajo han sido algo puntual y excepcional por la Semana Santa. En lo que sí tiene razón la oposición y desde luego los sindicatos es que en la calle, los ciudadanos de a pie, están desesperados. Quienes ya hemos cumplido los cincuenta sabemos que en caso de quedarnos sin empleo difícilmente volveremos a formar parte del mercado laboral. Los jóvenes, por su parte, continúan emigrando desesperanzados por la falta de futuro y un país que no tiene nada que ofrecer a sus jóvenes es un país condenado a la irrelevancia.

Ya he escrito en otras ocasiones que no me cabe la menor duda de que el presidente Rajoy está convencido de que hace lo correcto, pero no me cansaré de insistir que en materia de empleo sus recetas hasta ahora no han dado resultado, por eso me parece precipitado que haya miembros del PP para los que esos cinco mil puestos de trabajo son la evidencia de que en nuestra economía ya se vislumbran brotes verdes. Vuelvo a repetir: ¡ojalá!

En cualquier caso, la reforma laboral ha precarizado aún más el empleo y a los trabajadores se les ha arrebatado derechos, es decir, hemos retrocedido décadas. Y no solo eso, hoy quienes conservan el puesto de trabajo viven con la angustia de no saber si van a perderlo y ese miedo hace que perdamos libertad. Reclamar un sueldo o unas condiciones laborales dignas es algo que casi nadie se atreve a reclamar. Basta con tener un trabajo.

Pero a lo que vamos, bienvenidos sean esos cinco mil nuevos empleos pero antes de echar las campanas al vuelo o denostar la cifra hay que esperar. Dentro de un mes o como mucho dos podremos opinar con más certeza.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído