A vueltas con España – ¿Salida liberal o neokeynesiana?.


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

¿Cómo está la crisis tras cinco años? En principio, con más paro y menos renta disponible, en un contexto dominado por los recortes en la protección social (educación, sanidad, dependencia, seguro de desempleo…), los desahucios y una dura reforma laboral que trajo consigo más despidos y más baratos. Así es el entorno de la economía familiar en España en 2013 y el resultado de la política económica aplicada por los dos últimos gobiernos: el del socialista Zapatero y el del conservador Rajoy. Parece que España está encogiendo a medida que se inhibe su propia gente. Atenazados, los empresarios y las familias apenas adoptan decisiones.

¿Y cómo está el horizonte? Podría decirse que con luces y sombras, pero dominado por estas últimas; al menos si hacemos caso a las propias previsiones económicas de Bruselas y Madrid. Por el carril por el que va este país, se avanza poco. Tal vez España precisa arriesgar más.

En el debate político hay dos grandes alternativas para Rajoy: por un lado, la derecha liberal -Esperanza Aguirre- le pide más recortes, reducir el Estado y confiar en el sector privado para salir de la crisis, y por otro, la izquierda reclama políticas neokeynesianas; en definitiva, una reforma fiscal y más gasto público. Si España fuese un Estado eficiente, la segunda opción sería seguramente más razonable, pero la maquinaria pública requiere muchos cambios y mejor mantenimiento. Lo sensato es que haya un pacto entre ambas corrientes.

España produce casi lo mismo que cinco años antes pero ha destruido más de tres millones de empleos y tiene que sostener a dos millones más de personas. A diferencia de España, otros países ya recuperaron lo perdido en la recesión. ¿Qué le impide a España, de nuevo inmersa en otra caída del PIB, seguir el ritmo de recuperación de otros países? Entre otras cosas, la falta de competitividad y su elevada deuda, sobre todo la privada, que se multiplicó por tres en la década de los años 2000. En el libro «Cómo salir de esta» se explica que el problema más grave no es el déficit, ni la deuda pública. Lo es la deuda privada y generar menos ingresos que pagos al exterior, de manera que el país tiene desequilibrio comercial y financiero, y todo lo demás, incluido el paro y el déficit público, es una consecuencia. La caída de ingresos es brutal y las subidas de impuestos se quedan cortas para pagar tantos intereses.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído