Luis del Val – Cosas raras.


MADRID, 6 (OTR/PRESS)

Creo que todas las personas que se han dedicado al extravagante oficio de periodista, han tenido que hacer, durante algún periodo de tiempo, crónica de tribunales. Recuerdo esa etapa en una confusa mezcla de conversaciones con policías y largas esperas hasta que llegaba la audiencia pública, pero lo que tengo claro es que el fiscal era un señor muy severo, que solicitaba penas gordísimas para el acusado, y que el juez rara vez colmaba las aspiraciones del fiscal y, en las sentencias, imponía un castigo más leve del pretendido por el fiscal.

He recordado ese detalle, porque en la instrucción del caso Blesa las cosas son al revés de cómo yo las recordaba, y aquí es el juez el que impone prisión incondicional, sin fianza, medida no muy frecuente en delitos económicos -salvo que estén relacionados con redes de blanqueo, terrorismo y otros mariachis- y es el fiscal el que se lleva las manos a la cabeza y piensa que el juez se ha pasado tres pueblos.

Por si fuera poco, hay pendiente un recurso de la defensa en el que recusa al juez basándose en una actitud de enemistad con el acusado, que es algo así como si la Justicia no llevara los ojos vendados y mirara por uno de ellos y, además, se hubiera puesto la balanza debajo del brazo.

Desde luego, si el acusado metió mano en la caja o cometió la malicia de comprar un banco por un precio superior para llevarse una sustanciosa comisión, y ello se prueba, la medida me parece estupenda, sea Blesa, Aquiles o su porquero. Ahora bien, si eso no tiene pruebas fehacientes y contrastadas, y se basa en una cantidad que aparece mencionada en un correo electrónico, entonces estaremos ante un juez que se ha pasado en su entusiasmo vindicador hasta traspasar la frontera que separa la administración normal de la Justicia del incómodo territorio de la prevaricación.

OFERTAS ORO

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 41 Y EL 50% !!!

Una amplia variedad de las mejores ofertas de nuestra selección de tiendas online

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído