Antonio Casado – Reacción desmedida


MADRID, 07 (OTR/PRESS)

Un tribunal europeo reconoció en su día las injusticias del sistema hipotecario español. El Parlamento Europeo reconoce ahora en la tan televisada Plataforma Antidesahucios a una organización que «lucha por los valores europeos», trabaja por la «integración entre ciudadanos y Estados miembros» y lucha cada día por «promover los valores de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea». Me limito a reproducir la motivación del premio, recogida en el acta del jurado.

Hay quien no lo ve así. El PP ha puesto el grito en el cielo. Me parece incomprensible su reacción por el premio «Ciudadano Europeo 2013» con el que se ha distinguido a la PAH liderada por Ana Colau. Se está valorando su solidaria labor llevada a cabo en el seno de la sociedad civil y en el saludable uso de los derechos derivados de la democracia participativa. Sin embargo, al partido del señor Rajoy le parece que se está alentando la violencia desde una institución europea.

Al menos eso es lo que se desprende de la nota que hizo pública ayer tarde la delegación española del Partido Popular en el Parlamento Europeo, que no habla de malestar, contrariedad, desacuerdo, sino directamente de «indignación». Item más, anuncia una serie de iniciativas destinadas a modificar las normas y los protocolos de selección para evitar el reconocimiento público de asociaciones o grupos que, según reza el texto de la nota oficial, «distorsionan la realidad».

En otras palabras: entiende el PP que premiar las acciones de la PAH es trasladar una imagen distorsionada de la realidad social española. ¿Acaso está sugiriendo que el problema de los desahucios en nuestro país es el producto de la calenturienta imaginación de Ana Colau o, peor aún, de los miembros del jurado que han otorgado el premio por unanimidad? Se lo deberían hacer mirar.

La nota, absolutamente desafortunada, a mi juicio, no solamente viene a decretar que la realidad social española no se refleja en esta distinción a la PAH. Además arremete contra el único español que formaba parte del jurado del premio, el socialista Enrique Barón. Por no haberlo impedido ¿Y por qué había de impedirlo? Pues porque, según la nota del PP, estamos hablando de «una plataforma que se ha caracterizado por la utilización de la intimidación y la violencia, métodos, a nuestro juicio, que no representan en absoluto los valores europeos que pretende destacar el premio del Parlamento Europeo».

Me parece que es sacar las cosas de quicio calificar de «violenta», como ha hecho Carlos Iturgaiz (eurodiputado del PP), a una asociación cuya generosa y solidaria motivación no puede quedar reducida a los episódicos «escraches» o a los «escudos humanos» que se interponen entre las fuerzas policiales y las familias que van a ser desahuciadas, cuando llega el caso. No puede quedar reducida a eso, De ninguna manera.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído