Francisco Muro de Iscar – Mayores de 50, desechos humanos


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

Ahora que parece que el Gobierno y el PSOE han firmado un pacto que puede englobar, entre otras cosas, el apoyo al plan de empleo europeo para los más jóvenes, algo absolutamente imprescindible si no queremos hipotecar el futuro de varias generaciones -eso sí que es una hipoteca con cláusulas suelo y sin techo- habría que exigir al Gobierno que hiciera algo, con pacto o sin él, con los mayores de 50 o de 55, que tanto da.

Es cierto que tenemos un desempleo juvenil del 57 por ciento, que es un delito de lesa humanidad, pero los menores de 30 o de 35 años aún tienen la esperanza de que acabe la crisis, de que les contraten, de salir del hoyo. Pero según las estadísticas, son más los que han cumplido los 50 años que están fuera del mercado laboral -un setenta por ciento- que los que tienen la suerte de estar trabajando. Y sin ninguna esperanza de que les contraten porque «son mayores» y le sobra experiencia. En España tenemos más de dos millones de personas bajo el umbral de la pobreza, otros tantos de jóvenes fuera del mercado laboral, y no menos de millón y medio de desempleados que ya no cumplirán los 50 y que ven reducidas al mínimo sus posibilidades de incorporarse al mercado de trabajo. Y en la mayor parte de los casos, detrás de ellos hay una familia.

Así que los jóvenes no trabajan porque no tienen experiencia y ni siquiera les ofrecen mini empleos. Los que están entre 30 y 50 están temblando por si les despiden. Y los que han pasado de los 50 baten palmas con las orejas si tienen trabajo o si han alcanzado una prejubilación de las de antes, pero están camino de la exclusión social si no es así, porque la edad pesa en su contra y, sin trabajo, su esperanza de alcanzar una pensión es cero. Para ellos, la reforma de las pensiones es inútil porque no van a padecerla y ya les gustaría.

Los mayores de 50 años tienen experiencia, en la mayor parte de los casos una formación superior, capacidad para el cambio y han trabajado en sectores distintos. Pero cuando envían un curriculum, tienen una posibilidad entre cien de que el responsable de recursos humanos simplemente lo lea. Y si le llaman, tienen una posibilidad entre mil de que le contraten. Desaprovechar esa fuerza -jubilarlos anticipadamente me parece otro delito por el que sus responsables deberían pagar- es terrible y tal vez esos desempleados mayores de 50 deberían reinventarse, pero no es fácil. Algunos están de teleoperadores, de carteros, de interinos donde sea. Y les despiden en cualquier momento sin ninguna contemplación y sin que nadie se conmueva. Si hace falta un plan para incorporar a los jóvenes al mercado laboral, hace falta otro, al menos tan importante, para recuperar a los mayores de 50, para no convertirlos en deshechos humanos sin ningún derecho.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído