La avutarda – El enigma Montoro


MADRID, 18 (OTR/PRESS)

¿Vendió fincas la infanta Cristina?, parece que este asunto va a tener el mismo final que la multa que le pusieron a la infanta Elena por conducir un tractor en un pueblo de La Mancha al que no había ido nunca. En este caso no se trata de un benemérito que apunta mal el número del DNI, estamos ante lo que puede ser la metedura de pata más garrafal que se conoce generada en un organismo que debe vigilar por los impuestos. Bien es verdad que entre la declaración de Bárcenas que le salió a devolver y esto de la infanta ya acumula Hacienda méritos suficientes para pedir perdón en público y que Montoro ofrezca unas cuantas explicaciones. Por menos en Japón alguien se habría hecho el harakiri pero aquí somos mas de pedir una segunda opinión.

La Agencia Tributaria, martillo de futbolistas, tertulianos, folklóricas y defraudadores arrepentidos, funciona de una manera singular, en el caso de la infanta se han conjurado todas las singularidades para formar un esperpento contable que no tiene nombre. Y lo que es peor: carece de responsable, (insisto que la solución de conflictos con sable de samurái no es lo ideal pero meter la cabeza bajo el ala, tampoco). En plena campaña de pagar la Renta nos sale esta mancha que no se quita con aguarrás.

Nos podemos preguntar qué hace la Brigadilla de «enanitos fiscales» que como en el cuento trabajan de manera incansable para contentar a Blancanieves-Montoro. Puede que lleguemos a la terrible situación en la que descubramos que el ministro ha caído víctima del hechizo de una manzana en mal estado que le suministrara la bruja de uñas largas. Lo siguiente sería saber quién se ha disfrazado de bruja, y después quién es el «guapo» dispuesto a inclinarse sobre el dormido Montoro y darle un beso de amor para que recupere el aliento. Eso: ¿a ver quién se atreve?, habrá quién crea que es mejor dejarse comer por unos leones hambrientos.

El enigma está en marcha pero no parece inquietar a Rajoy como otras tantas cosas. Debería poner en marcha a súper vicepresidenta ahora que tiene carnet de conducirlo todo, se ha publicado en el BOE. Soraya podría acabar con este misterio que amenaza con ser culebrón del verano como ya tuvimos en su día las caras de Bélmez, avistamientos de OVNIS, o chicas de la curva. De momento ni Montoro ni sus brigadillas contables dan señales de vida, deben estar recuperándose del patinazo. Se preguntaba Jardiel si alguna vez hubo once mil vírgenes, ¿y siete fincas a nombre de una infanta?, ¿las hubo? Si no fuera porque la Roja de Del Bosque nos tiene las tardes entretenidos ya se habrían formado grandes colas para entrar en las casas de apuestas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído