Escaño cero – El indulto


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

Hoy la tentación es escribir del presidente andaluz José Antonio Griñán o quizá del ministro Wert para no variar, acaso también podría dedicar el artículo al «culebrón» que protagoniza Luis Bárcenas el ex tesorero del PP, o poner el foco en Carmen Chacón. En fin, otra cosa no, pero las noticias sobran a la hora de elegir tema para comentar la actualidad política. Pero hoy es uno de esos días en los que voy a dejar los temas de actualidad política a un lado porque quiero unirme a quienes vienen pidiendo el indulto para Maria del Carmen García.

Recordarán ustedes que María del Carmen es la mujer que mató al violador de su hija. Verónica tenía trece años cuando un sujeto la violó. Pasado el tiempo y aprovechando un permiso penitenciario el violador volvió al pueblo donde había perpetrado su fechoría y cuando vio a María del Carmen, la madre de Verónica, su víctima, se dirigió hacia ella para preguntarle por su hija.

María del Carmen sufrió un shock ¿Cómo era posible que el violador de su hija estuviera suelto y tuviera la desvergüenza y la crueldad de plantarse ante ella para reírse preguntándole por la niña? De manera que compró gasolina, le buscó, le roció y le prendió fuego.

Después de pasar por prisión ahora está en libertad y hace meses pidió el indulto al ministerio de Justicia que se lo denegó, lo que provocó un autentico malestar social. Es insoportable que se indulte a banqueros corruptos y sin embargo no se indulte a una madre que en una momento de ofuscación cometió un delito. Ahora, de nuevo, el ministro Gallardón tiene la petición de indulto sobre su mesa y mientras decide, la Audiencia de Alicante ha decidido suspender la entrada en prisión de María del Carmen.

No seré yo quién defienda que cada uno puede tomarse la Justicia por su mano porque eso pondría fin al Estado de Derecho, pero si defenderé que hay situaciones que merecen ser juzgados con todos los eximentes posibles y en los que la sociedad tiene que ser generosa.

María del Carmen no es una asesina, no lo era cuando mató al hombre que destrozó la vida de su hija. Tuvo un momento de ofuscamiento, de dolor intenso que la llevó a actuar como lo hizo. Yo creo sinceramente que merece el indulto, que no debería de volver a entrar en prisión, que se la debería dejar rehacer su vida junto a Verónica, su hija.

Por eso hoy quiero unir mi voz a las miles de voces que desde hace meses le piden al ministro que firme el indulto de María del Carmen. Espero que el ministro escuche y la sombra de la cárcel desaparezca del horizonte de María del Carmen para siempre.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído