Luis del Val – Protestar en tetas


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

Tiene 21 años, se llama Lara Alcázar, y es la lideresa en España del movimiento Fermen, una asociación feminista, creo que de origen ucraniano, con los mismos objetivos que las demás organizaciones feministas, pero con la particularidad de que, cuando protestan, muestran las tetas para que nadie las confunda con un futbolista. Cuando le han preguntado por qué hay que mostrar los pechos para manifestarse en contra de algo responde, muy segura, que eso crea tensión y supone llevar la contraria a la sociedad patriarcal.

Bueno, es posible. Aunque hace años estuve un par de veces en dos establecimientos de topless, y no observé demasiada tensión, quizás fuese debido a que las camareras no tenían ninguna inquietud feminista y el sector patriarcal no era consciente de que le estaban llevando la contraria.

La oratoria de la lideresa de Fermen es muy vigorosa y sentencia que los hombres que rechazan a las feministas «se van a tener que joder». Ni Quevedo lo habría expresado de una manera más rotunda, Aunque en su vida particular la líder de Fermen atraviesa por una pequeña contradicción y es que a la hora de elegir pareja ha elegido lo mismo que cualquier aborrecible machista: una mujer, porque Lara no tiene novio, sino novia.

Me ha tranquilizado bastante saber que la existencia de Fermen no me va a obligar a tener que joderme, según sentencia de Lara Alcázar, porque yo no rechazo a las feministas. Y, asimismo, hay que reconocer que las manifestaciones tradicionales comienzan a ser excesivamente convencionales y aburridas, a no ser que la Policía se tome muy a pecho la función de disolverla. A partir de ahora, las que se van a tomar muy a pecho las manifestaciones van a ser las feministas de Fermen, y habrá que estar atentos a la tensión que provocan las manifestante en tetas, y a las reacciones de la sociedad patriarcal observando cómo les llevan la contraria.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído