Escaño cero – El fin no justifica los medios


MADRID, 04 (OTR/PRESS)

Yo no se ustedes, pero a mi, como ciudadana de la Unión Europea, me produce una vergüenza infinita el comportamiento de algunos Estados miembros en el escandaloso incidente que ha tenido como víctima al presidente boliviano Evo Morales.

Que varios países como Francia, Italia y Portugal negaran que el avión de Evo Morales sobrevolara su espacio aéreo, y que España también estuviera a punto de perpetrar el mismo desatino, pone en evidencia hasta qué punto los gobiernos europeos actúan al dictado o bien de Estados Unidos o bien de Alemania. Incluso Francia, sí, la siempre independiente Francia, la Francia de Hollande ha doblado la cerviz ante Estados Unidos. Y todo porque alguien hizo correr el rumor de que en el avión de Evo Morales viajaba Edward Snowden, el hombre que ha puesto al descubierto que desde Estados Unidos espían a todo quisqui, sean amigos o enemigos. Es decir las Administraciones norteamericanas se creen que tienen derecho a actuar como si se trataran de un siniestro Gran Hermano, que pueden saber todo de todos. Y lo peor es la excusa: lo hacen para tener información y que los enemigos de la libertad campen por donde quieran. Verán, suponiendo que esa fuera la razón, sería igualmente intolerable ese espionaje, porque el fin nunca justifica los medios. Es decir quebrantar la ley, espiar a los amigos, meterse en casa ajena, es lisa y llanamente u delito y no hay fin que lo justifique.

Pero el colmo es que se impida a un Jefe de Estado sobrevolar espacios aéreos y retenerle durante varias horas en un aeropuerto, el de Viena, por la sospecha de que llevaba a bordo al hombre que ha sido capaz de denunciar las practicas ilegales de la Administración Obama y las de sus antecesores.

Para Estados Unidos Edward Snowden es un traidor, pero para la mayoría de quienes creemos en la democracia y en la libertad, Snowden ha hecho un gran favor precisamente a la causa de la democracia y la libertad denunciando las actividades ilícitas del gobierno estadounidense.

Me pregunto qué pasaría si al avión del presidente de Estados Unidos se le impidiera volar por el espacio aéreo de algunos países iberoamericanos o incluso se le retuviera y se le registrara pongamos que en Bolivia. ¡Imagínense la que se armaría!

Y es que, aún en el caso de que Evo Morales llevara como pasajero a Snowden, ningún país tiene derecho a retener el avión de un presidente. El trato que los austriacos, franceses, italianos y portugueses han dado a Evo Morales es lisa y llanamente infame, amen de un gran error político. En cuanto al papel de España resulta censurable por la tibieza y el temor ante el amigo norteamericano. Menos mal que al final nuestro gobierno, aunque de manera vergonzante, reaccionó permitiendo que el avión de Evo Morales repostara en Canarias. Lo contrario habría sido un comportamiento infame.

Y por favor, que los palmeros del Gobierno y de Estados Unidos, se abstengan de decir que es que Morales es esto o aquello. Más allá de lo que nos pueda parecer sus actuaciones políticas es el presidente de un país, ha sido elegido democráticamente, y no es de recibo el trato que se le ha dado.

Insisto, el fin no justifica los medios y resulta desolador que algunos gobiernos europeos se hayan comportado como los chicos de los recados de la Administración estadounidense. ¡Que vergüenza!

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído