Fermín Bocos – A los pies de los caballos.


MADRID, 10 (OTR/PRESS)

Lo que no esperaban en la dirección del PP es que Luis Bárcenas (a quien habían dejado enriquecerse de manera obscena), les traicionara de la manera que lo ha hecho: dejando a Mariano Rajoy a los pies de los caballos. Ante la opinión pública -institución esencial en los regímenes democráticos- la credibilidad del presidente del Gobierno está en entredicho. Cuando a primeros de año con una rotundidad inusual en un hombre como él, tan ducho en cautelas y elipsis, dijo que «nadie podría demostrar que Bárcenas no es inocente», sentenció el juicio popular acerca del caso. Los datos que figuran en los papeles que han aparecido en los últimos días en los que se consignan supuestos cobros de diversas cantidades en dinero negro cuando era ministro de Administraciones Públicas y de Educación y Cultura le vuelven a colocar en el disparadero porque la gente tiene memoria y no ha olvidado que también dijo que las informaciones que le atribuían cobros de sobresueldos eran falsas porque nunca había cobrado dinero alguno fuera de su sueldo de ministro.

Está claro que es su palabra contra la de Bárcenas, pero no se pueden soslayar los datos conocidos ni el hecho de que el ex tesorero y ex senador ha sido durante muchos años el hombre al que las sucesivas directivas del PP le fueron confiando la gerencia y control de las finanzas del partido. De hecho, formaba parte de la dirección y fue el propio Mariano Rajoy quien le nombró tesorero. Era un hombre de confianza y estaba en posesión de los secretos de las finanzas -incluidas las donaciones extra legales ahora investigadas por los tribunales. Parece claro que mientras alimentó la esperanza de que los hilos de la política podían destejer de noche lo que la justicia tejía de día, Bárcenas habló para negar credibilidad al contenido de las fotocopias publicadas. Confiaba en que su caso, como ha ocurrido con otros, se eternizaría hasta acabar en prescripción u olvido. Todo cambió desde el ingreso en prisión. Desde ese momento comprendió que le habían abandonado a su suerte y fue en ese momento cuando decidió pasar al ataque. Como Sansón en el templo de los filisteos.

Puesto que es al propio presidente del Gobierno a quien ha puesto a los pies de los caballos, parece inexcusable que el ciudadano Rajoy, haga algo más que prodigar sus silencios. Otra razón para dar una explicación plausible, despejando todas las sombras que se ciernen sobre él, es porque se dice por Madrid que dentro del Gobierno y en algunos sectores del partido alienta una facción descontenta con el estilo de gobernar de Rajoy, que estaría utilizando este asunto para dar curso a sus propias ambiciones. Pasó, pues, su tiempo de silencio.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído