Andrés Aberasturi – «Me alegro de que me haga esa pregunta»


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

Esta tópica frase con la que titulo la reflexión de hoy es lo único que le faltó decir al presidente Rajoy en la rueda de prensa tras la cumbre conjunta con el primer ministro polaco. Y no sólo se alegraba de la pregunta sino que, muy previsor, llevaba escrita la respuesta en una especie de declaración solemne elogiando el Estado de Derecho y -como viene siendo habitual en la estrategia del PP- dejando claro que el Gobierno no se somete a ningún chantaje. Nada nuevo bajo el sol.

Y es que no es fácil, por más que cada medio intenta explicar desde su ideología «todo» sobre el caso Bárcenas/Gürtel/PP/Rajoy, separar el trigo de la paja, lo ético de lo jurídico, lo que es sólo de Bárcenas de lo que atañe la presunta financiación ilegal del PP, los sobres y sueldos de unos y de otros cuando no estaban en el Gobierno y cuando sí lo estaban, los mensajes telefónicos que pueden ser interpretados de muy diversas maneras y algunas informaciones verdaderamente espeluznantes como las de «EL Mundo» según las cuales dos enviados del PP, los abogados Javier Iglesias Redondo primero y Miguel Durán después -ambos han negado tajantemente estos hechos- plantearon a Bárcenas comprar su silencio: «Si hablas, tu mujer irá a la cárcel. Si callas, Alberto Ruiz-Gallardón será destituido en el último Consejo de Ministros antes de vacaciones y tu tema se archivará en septiembre por nulidad». Esto ya es demasiado y es de esperar que «El Mundo» tenga algo más sólido que unas «fuentes penitenciarias» para mantener que este chantaje verdaderamente mafioso y que dejaría por los suelos el Estado de Derecho, fue real y se puede probar más allá del amparo del secreto de las fuentes. Y mientras estas cosas pasan en Génova y Moncloa, se queman los teléfonos en la oposición que, para no desentonar, está dando otro espectáculo: todos coinciden en que esto no puede seguir así, pero a partir de ahí cada uno tira para donde le conviene. Naturalmente IU y UPyD, los que suben en todas las encuestas, quieren elecciones generales ya mismo, pero el PSOE -que sigue sin levantar cabeza- no quiere ni oír hablar de semejante cosa y se conforma con sustituir a Rajoy. Y queda el no va más de CIU: apoyarían la moción siempre que se asegurase el derecho a la consulta. Lo de CIU empieza a ser de diván de sicoanalista. Y para colmo, todas estas maniobras en las que no se ponen de acuerdo, solo serían testimoniales por la mayoría absoluta del PP.

Y a todas estas la crisis que sigue ahí aunque ya nadie hable de ella. A mí me preocupa la corrupción, me preocupa que hayamos convertido la democracia en la partitocracia que vengo denunciando inútilmente desde hace años; me preocupa que incluso esa partitocracia carezca ya de ideales de transformación de la sociedad y se haya convertido en una maquinaria de poder; pero aun preocupándome -y mucho- todo esto, no dejo de pensar en los seis millones de parados y su futuro más que incierto. También de eso habría que hablar un poco aunque sólo fuera para variar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído