Fermín Bocos – Han dejado solo a Rajoy


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

Pese a la mayoría absoluta y pese al formato elegido para comparecer el próximo día 1 de agosto en el Senado -no será, como pide la oposición, un debate monográfico sobre la presunta financiación ilegal del PP-, en cierta manera, Mariano Rajoy llega aquejado de orfandad a ésa cita parlamentaria. Quiero decir que con la salvedad de Cospedal, el resto de los grandes del partido guardan silencio. Los Arenas, Mayor Oreja, Trillo, todos ellos mencionados en los asientos contables de Luis Bárcenas, permanecen en silencio. También el otrora gran hablador Francisco Alvarez Cascos parece tener un ataque de afasia. Otro silencio clamoroso, dados su recientes bocinazos dialécticos, es el del ex presidente José María Aznar de quien nada ha trascendido hasta la fecha en los «papeles de Bárcenas», pero que al constituir todos ellos un cerro de evidencias acerca de la presunta financiación si no ilegal, cuando menos irregular del partido del que durante muchos fue presidente, parecería lógico que hubiera dicho algo al respecto. Más aún, estando instalada en la opinión pública según indican las encuestas, la certeza de que el PP se ha financiado de manera irregular, lo lógico es que a éstas alturas de la película hubieran dado ya la cara todos aquellos políticos por cuyas manos pasó la responsabilidad orgánica de controlar la gestión del tesorero.

Encabeza como digo este retablo de ausencias Javier Arenas que durante cuatro años fue secretario general. No es improbable que María Dolores de Cospedal estuviera pensando en él cuando antes de ayer se dolía del silencio de quienes se lo deben todo al partido y ahora parece que se avergüenzan de salir en su defensa. Tal vez los nuevos datos facilitados por Bárcenas al juez acerca del presunto pago del IRPF en dinero negro, sean la clave de un silencio que empuja a evocar aquél castellano refrán que asegura que quien calla otorga. Ante la opinión pública, en todo este asunto, como decía al principio, lo llamativo en términos políticos es la orfandad en la que los capitanes del PP han dejado a Mariano Rajoy. Con la excepción de Cospedal todos hacen como que ni formaban parte de la dirección del partido ni sentaban junto a él, ni conocían a Luis Bárcenas. A la vista de tanto escaqueo es inevitable hablar, como poco, de falta de gallardía.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído