Al margen – Un AVE vulnerable a la insensatez


MADRID, 26 (OTR/PRESS)

Las vidas de los pasajeros de un tren no pueden depender de la eventual conducta irresponsable del maquinista. De ahí que los sistemas de seguridad se orienten en gran medida a neutralizar esa eventualidad, y mucho más en las líneas de alta velocidad por las que circulan composiciones que alcanzan o superan los 250 kilómetros por hora. En el pavoroso accidente ferroviario de Santiago, esa eventualidad se dio al tomar el maquinista la curva fatídica a más del doble de la velocidad permitida, pero el sistema de seguridad no existía o no estaba operativo en ese tramo y no se pudo, en consecuencia, torcer el designio de la fatalidad y preservar la seguridad y la vida de las personas que querían llegar a Santiago, que ya tenían la legendaria ciudad al alcance de la vista.

Pero no es enteramente casual que el espantoso accidente, el peor en décadas, se produjera en una línea tan deficiente como la que, a base de retales, añadidos y tramos heteróclitos, compone la que une Madrid y Galicia, en la que se alternan los de ancho español con los de ancho europeo, los electrificados con los que requieren tracción diesel, las curvas cerradas de la vía convencional con las necesariamente mucho más abiertas del AVE. Semejante engendro, producto de la improvisación, del electoralismo, del agotamiento de los fondos por los recurrentes sobreprecios, de la desidia institucional, de la escasa continuidad de los proyectos en las administraciones cuando mudan de signo político, y, cómo no, de la endiablada orografía que ha blindado hasta hoy el aislamiento histórico de Galicia respecto a la meseta, ha servido más a los políticos en campaña que a los viajeros, que no han visto reducido sustancialmente el largo y agotador viaje ferroviario entre Madrid y Galicia, y sí, como parece, el umbral de su seguridad.

El mundo, consternado por el mismo dolor que en todos nosotros ha suscitado la tragedia, ha descubierto también, sin embargo, que el buque insignia de la industria ferroviaria española, su producto más moderno, distinguido y exportable, el AVE, así en material rodante como en desarrollo y construcción de líneas, es vulnerable a la insensatez, a la de que uno de sus convoys lanzados a velocidad de vértigo pueda depender sólo de un hombre susceptible de desfallecer o equivocarse.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído