A vueltas con España – ¡Ojo con el dinero del FROB!.


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

Durante mucho tiempo y no una sino varias veces, miembros del Gobierno, incluido el propio presidente Rajoy, destacaron que las ayudas a la banca se recuperarían. Pero va a ser que no. Obviamente, no estamos hablando de uno ni de diez millones, sino de muchos miles de millones de euros. Probablemente de más de 35.000 de los 52.000 millones que fueron inyectados en las cajas nacionalizadas, reconvertidas en bancos públicos que ahora volverán a manos privadas. En España se solicitan a menudo comparecencias por asuntos de segunda división, a veces llamativos pero, vistos con perspectiva, intrascendentes. Este no lo es. El Gobierno no solo debe dar explicaciones muy detalladas, sino someterse a todo tipo de preguntas, y sin demora.

¿Tanta es la urgencia? Sí, porque si no se aclara todo este inmenso lío financiero ahora, en unos meses solo tendrá interés para los historiadores, no para los contribuyentes. ¿Por qué? Muy sencillo: si las entidades que recibieron esos fondos se privatizan a toda prisa, nada será ya reversible. Y hay que pensar que si bien España no ha recibido más rescate que el de la banca, las condiciones fueron similares a las impuestas a Portugal, léase: muchos sacrificios de miles de personas, tal vez millones.

Casos como el de Bankia, que ahora preside José Ignacio Goirigolzarri, pero también otros como los de varias cajas o bancos medianos como el de Valencia o el Pastor -ambos desaparecidos- dieron mucho que pensar sobre el descontrol del sector en España. Por no hablar de aquella frase ya famosa del vicepresidente de la patronal española, Arturo Fernández: «Aprobamos las cuentas de Bankia rápido para quitárnoslas de encima». Todo esto y muchas otras cosas similares no pueden sepultarse con un par de decretos, sin que aquí no pase nada y encima se hagan privatizaciones que, con el tiempo, harán a algunos multimillonarios. El Gobierno se equivocó en su diagnóstico, le contó un cuento a la gente y ahora debe explicarse a fondo y actuar con transparencia, que es justo lo contrario de lo que hace detrás de esas horribles siglas llamadas FROB, por corresponder al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído