Escaño Cero – Más de lo mismo


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

Me parece a mí que más allá del paréntesis del verano las cosas van a continuar más o menos como están. A saber :el asunto Bárcenas continuará planeando sobre el PP, sobre el Presidente y sobre la política nacional. Además, si no lo remedian, continuaremos asistiendo al desplome lento pero implacable de los dos grandes partidos, PP y PSOE. No lo digo yo, lo vienen diciendo todas las encuestas incluidas las del CIS. La última que hemos conocido hace unos días no dejaba lugar a dudas, el bipartidismo está herido y aunque aún es pronto para saber la gravedad de la herida lo cierto es que la decepción de los ciudadanos se viene reflejando en esa deserción.

En cuanto al problema territorial, hay quien augura que CiU prepara un 11 de septiembre difícil de olvidar. O sea, mejor que nos atemos los cinturones. Y por si fuera poco, las previsiones de los organismos internacionales sobre nuestra economía no muestran el mismo optimismo que nuestro Gobierno.

Así las cosas, no parece que tengamos perspectivas halagüeñas sino que por el contrario cuando se inicie el curso nos encontraremos con más de lo mismo.

Lo peor es que el desencanto (¡maldita palabra¡) ha hecho mella con tal hondura que son pocos los ciudadanos que esperan algo de los políticos, lo que evidencia que estamos asistiendo a una crisis política de tal magnitud que nos debería de poner alertas.

Lo sorprendente es que el coro gubernamental, me refiero al frente mediático, se empeñen en regañar a quienes apuntan a que las cosas no van a mejor. Incluso se atreven a decir que por culpa de quienes señalan los problemas nuestra economía sufre reveses. Resulta patético, además de estremecedor, que haya quienes pidan silencio y que no se critique al Gobienro porque eso daña a nuestra economía y a la imagen de España.

En realidad, nuestra economía sufre los vaivenes de la crisis internacionales amen de añadir nuestros problemas propios, pero en cuanto a la imagen de España, el quid de la cuestión no está en que se denuncie el escándalo del caos Bárcenas, o la supuesta financiación por la puerta de atrás del PP, ni los sobresueldos de sus miembros de la ejecutiva, ni la generosidad de algunos empresarios con el partido del centro derecha. El problema es que todo eso haya sucedido y no que se ponga de manifiesto a través de los medios de comunicación.

Lo peor es que, después del debate parlamentario en el que Mariano Rajoy ha proclamado su inocencia respecto a las acusaciones de Barcenas, estamos como estábamos. Ese es el quid de la cuestión. Por eso me temo que en septiembre continuaremos con más de lo mismo. Al tiempo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído