Charo Zarzalejos – ¿Qué pensará Bárcenas?


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

En esta ocasión no conocemos con detalle las declaraciones de Alvarez Cascos, Arenas y María Dolores de Cospedal. De los tres testigos, la declaración de la actual secretaria general del PP era la que menos expectación había levantado. Se sabía de antemano que Cospedal iba a negar todo lo expuesto por Bárcenas a quien, por cierto, se la tiene jurada. Era impensable que Cospedal brindara alguna sorpresa, aunque sí ha dejado claro que fue Javier Arenas quien se encargó de todo lo relativo a la no marcha de Bárcenas del PP, que ella nunca habló de dinero con él y que lo que ha cobrado se corresponde con su responsabilidad en el partido y además todo declarado a Hacienda.

Arenas y Cascos -«he tenido que hacer mucha memoria», dijo este último_han contado al juez, de acuerdo con lo que sabemos, hechos muy parecidos: han asumido que en su condición de secretarios generales no llevaban control sobre las cuentas porque eso es tarea del tesorero, que pudo haber desorden o falta de control pero que en ningún caso cobraron en negro. Arenas sí se ha desdicho de un desmentido anterior. Dijo que nunca había comido en el restaurante Oriza de Sevilla con Bárcenas y a Ruz le dijo que sí, que había sido una comida amistosa.

Sería interesante, muy interesante, saber los términos en los que el juez Ruz ha interrogado a los testigos y mucho más conocer las conclusiones a las que ha llegado después de seis horas hablando de supuestos sobresueldos, donaciones a cambio de supuestos contratos, etc… Sería muy interesante saber si después de los testimonios de Arenas, Cascos y Cospedal, el juez da por concluido este capítulo que afecta directamente al PP y no al origen del dinero de Bárcenas o, por el contrario, considera que no, que hay que seguir investigando.

Aparentemente, tanto Cascos como Arenas han estado y están tranquilos pero la impresión más compartida, incluso por gentes del PP, es que «esto no ha acabado aquí», que puede haber más peticiones de testigos y que «así podemos llegar a octubre, que sería demasiado». Y es verdad que los procesos se hacen eternos, que debería hacerse lo posible por acortar plazos, que debería haber una cierta disciplina en las acusaciones populares y en los abogados personados para evitar dilaciones que resultan ser irrelevantes para el asunto de fondo. Pero esa disciplina no existe y de ahí, que en el PP nadie se atreva a afirmar que la historia ha acabado con estas tres testificales.

Dicho esto, lo relevante de verdad son las conclusiones del juez Ruz, pero no puedo por menos que preguntarme qué pensara Bárcenas de las declaraciones de Cascos y Arenas. De las de Cospedal no hay duda porque diga lo que diga es su adversaria número uno. Pero ¿qué pensará Bárcenas de lo dicho por Arenas y Cascos?. No es que la palabra de Bárcenas me merezca el menor crédito; al contrario. Todo lo que diga debe probarlo porque es él el que acusa pero, como hasta ahora ha dicho mucho y solo un poquito ha resultado cierto, la curiosidad estriba en saber si lo ya conocido es toda su batalla o guarda capítulos para cuando acabe la canícula. A día de hoy nada se puede descartar.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído