El rincón del soneto – ROSALÍA MERA.


ROSALÍA MERA

Tenía mil millones y murió,
y de su dinero no llevó nada,
solo una caja muy adornada
que la funeraria le preparó.

Casi sin enterarse se esfumó
cuando estaba en mil cosas ocupada,
pero la muerte estaba agazapada
y en un muy breve asalto la mató.

¡Tanto trabajo y tanto loco empeño
para acabar en un ataúd pequeño!
La traidora muerte a nadie perdona,

muy poco le importa lo que uno quiere
y como el cuerpo al fin se desmorona
atendamos al alma, que no muere.

___________________
Por Salvador Freixedo
Último libro del autor:
«LA EXPAÑA DE Z»
✉ salvador.freixedo@hotmail.com
Suscripción gratuita

Autor

Salvador Freixedo

Ex jesuita, escritor polémico, experto en religiones comparadas y parapsicología.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído