Cayetano González – Más de lo mismo


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

Lo sucedido en el comienzo de las fiestas de Bilbao, donde la justicia -a instancias del Delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo- prohibió que actuara como «txupinera» una persona de la izquierda abertzale, Jone Artola, que había figurado en listas de la ilegalizada Batasuna, es una fiel radiografía de lo que ha venido sucediendo en el País Vasco desde tiempo inmemorial: complacencia y comprensión por parte del PNV hacia ese mundo de ETA, aunque ello conlleve no acatar las sentencias judiciales y lo que es peor, ofender a las víctimas del terrorismo. Al final, el PNV buscó una fórmula para que Artola participara de alguna manera en ese inicio festivo, permitiendo que la susodicha estuviera en el balcón principal y que la izquierda abertzale montara una especie de «txupinazo» paralelo en la calle en el que sí intervino Artola.

Pero siendo grave y rechazable la actitud mantenida por el PNV lo es más la del PSE que por boca de su portavoz, Idoia Mendía, ha criticado la actuación del Delegado del Gobierno, apelando a que en Euskadi se ha abierto un «tiempo nuevo» donde sobran actuaciones como las protagonizadas por Urquijo. Es decir, la portavoz de los socialistas vascos está pidiendo ni mas ni menos que el máximo representante del gobierno central en el País Vasco mire para otro lado ante situaciones que como mínimo pueden vulnerar la ley y que además suponen una afrenta a las víctimas del terrorismo.

Lo del «tiempo nuevo» esgrimido por la portavoz del PSE es algo que ha calado en la sociedad vasca. Se argumenta que ETA anunció en octubre de 2011 que abandonaba la violencia y que eso es lo importante. La cuestión es que ni se ha disuelto, ni ha entregado las armas y a lo mejor también habría que considerar la posibilidad de si ETA se ha dado cuenta que para conseguir sus objetivos ya no necesita pegar un solo tiro. El Tribunal Constitucional, contraviniendo al Tribunal Supremo, les ha permitido volver a las Instituciones y en este momento son la segunda fuerza política en el Parlamento Vasco, gobiernan la Diputación Foral de Guipúzcoa, el Ayuntamiento de San Sebastián y tienen una importante representación en el Congreso de los Diputados.

Con lo cual lo del «tiempo nuevo» admite muchos matices. Se puede afirmar que la ETA de los comandos ha sido derrotada por la actuación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, pero con la misma contundencia se puede también decir que la ETA política está mas fuerte que nunca y lo sucedido este verano, no sólo en Bilbao, sino en otras localidades del País Vasco con motivo de las fiestas es una muestra de que ese mundo que forma parte del entramado de la banda terrorista está mas crecido que nunca. ¿Por qué será?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído