Al margen – Viejas generaciones del PP


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

Varios dirigentes de las Nuevas Generaciones del Partido Popular, e incluso algún cargo público de la dicha filial del partido de Rajoy, han dado éste verano en destapar el tarro de las esencias fascistas. Unos, fotografiándose haciendo el saludo a la romana, ese que simboliza la locura exterminadora que asoló en el siglo XX España, Europa y el mundo; otros, lamentando públicamente la muerte de Franco; otros, rindiendo culto a la bandera de la gallina (en la mili al aguilucho imperial le llamábamos así, la gallina), y otros, en fin, descojonándose de la desgracia de los estafados por las Preferentes, que no es otra, por cierto, que la de haber caído en un país en el que, por no haberse podido desembarazar de la radical corrupción del franquismo, no parece existir la decencia política ni la seguridad jurídica. Diríase que esos chicos creen pertenecer, más que a las NN.GG. del PP, al viejo Frente de Juventudes.

Algunos mayores del PP, que no adultos en sentido alguno, han calificado semejantes expresiones de «chiquilladas». Debe haber algo más: yo tengo chiquillos, y a ninguno se le ha ocurrido ni se le ocurriría jamás hacer apología del delito, ni adscribirse simbólicamente a golpistas, ni a tiranos, ni a los ejecutores del Holocausto. Chiquilladas. A esos responsables levantinos del PP que califican así esos graves y repetidos insultos a España y a los españoles les parece, en efecto, que son chiquilladas, con lo que también ellos se describen perfectamente, descarnadamente, descabelladamente. A quienes hemos vivido y padecido la ominosa, cruel y estúpida dictadura franquista, y pese a ello merecemos la consideración de personas sanas y normales, aunque no normales como Rajoy ciertamente, lo de éstos pollos de las viejas generaciones redivivas no nos parecen chiquilladas, sino el producto de una insania de la que el partido de Rajoy, que para colmo gobierna, debiera haberse curado hace mucho tiempo.

Que los autores de esas «chiquilladas» no representan a la mayoría de los militantes de las NN.GG. sólo podría establecerse mediante el correctivo interno al que se han hecho acreedores. Ya que no lo han hecho los viejos del partido, háganlo los jóvenes, siquiera para eso, para seguir siendo jóvenes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído