Al margen – La depuración de Casillas


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

No parece sino que el Gobierno de Rajoy hubiera echado también, junto al tratamiento de lo de Gibraltar, la cortina de humo de la suplencia de Iker Casillas, a fin de cubrir el flanco, nutrido por cierto, de los aficionados al fútbol, y tapar por ese sector de la opinión pública sus vergüenzas, que son muchas. Sin embargo, no cabría hablar de suplencia, sino de depuración, a menos que el tal Ancelotti, el míster que ha sentado en el banquillo al guardameta madrileño, o, mejor dicho, que ha impedido que se levantara de él, esté tan pirado como para prescindir del probablemente mejor portero del mundo.

Se trata de una depuración en regla, y no de una simple decisión técnica, por varias razones, no siendo la más irrelevante la de que Casillas, que está en plena forma, lo ha ganado todo, en tanto Diego López, que no es malo, no ha ganado nada, descendió con el Villarreal a Segunda y acabó de suplente de Palop en el Sevilla, todo ello recientemente. Menos irrelevante aún, sin embargo, es el hecho de que preterir arbitrariamente a Iker no viene sino a hurgar en la herida que abrió el infame Mourinho y que posteriormente nadie en el Real Madrid se ha ocupado de cerrar. Diríase, para qué vamos a andar con rodeos, que la directiva del equipo se quiere cargar, por alguna razón que se me escapa y por alguna otra que no, al portero de la Selección Española que ha conquistado con ella, para pasmo de los propios españoles, dos Copas de Europa y una del Mundo, todas seguidas. ¿Es que gana mucho Casillas y el munificente Florentino, que va a soltar la obscena cantidad de 100 millones de euros por un futbolista inglés, quiere ahorrar en la portería? ¿Jeringa en la directiva que Casillas tenga más ascendente que ella sobre la afición y sobre el vestuario, y, por supuesto, que sea infinitamente más apreciado y querido? ¿Molesta que no sea un borrego, o, como diría Rajoy, un tipo normal, como dios manda y con sentido común, que es como el todavía presidente llama a los sumisos y a los silentes?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído