Pedro Calvo Hernando – La vida sigue igual


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

Pocas veces un verano político habrá sido menos vacacional que éste. Todo ha seguido igual y todo sigue igual cuando se abre oficialmente el nuevo curso. La novedad de los incendios forestales y de la crisis de Gibraltar no es suficiente para definir una etapa. El Gobierno, su partido y su presidente siguen exactamente igual que antes del teórico veraneo. La única novedad ha sido esa inefable foto/imagen de Rajoy y sus notables gallegos paseando por el bosque o no sé dónde, pero sin admitir -no faltaba más- ninguna pregunta del sufrido gremio periodístico.

Sabíamos que el PP iba a bloquear todas las iniciativas de la oposición contra el Gobierno y así se ha confirmado, en otro sublime alarde de transparencia política e informativa. Lo de Bárcenas sigue igual e incluso los bienes de su esposa también son sometidos a embargo. El Gobierno y su presidente continúan en la carrera imparable de vetar todo y de negar hasta la propia existencia de la oposición. Pero las encuestas electorales siguen su propio camino y muy pronto sabremos que es el fin del PP-poder. Todas las encuestas.

La petición de elecciones anticipadas en Andalucía por parte del PP regional es sobrecogedora y da la impresión de que los de Zoido no se han enterado de lo que dicen los sondeos: la debacle del PP y la victoria allá de la izquierda, volviendo el PSOE a ser el primer partido en votos y diputados, con un impresionante 20% para Izquierda Unida. Es como pedir lo contrario de lo que en realidad se quiere, que es ya el colmo del disimulo y la desfachatez. Mientras tanto, y de cara a la ya inminente nueva Diada, Rajoy rechaza negociar la consulta soberanista que pide Mas, pero sin ofrecer nada alternativo.

Tampoco por ahí cabe esperar nada nuevo y eficaz de la política del Gobierno, que seguirá siendo la misma de siempre: no y no, pero nada más. Yo no sé qué demonios celebran cuando celebran algo porque no tienen absolutamente nada que celebrar. Y además aplauden, aplauden a rabiar. ¿Pero qué aplauden estos chicos, de qué sonríen Arenas, Floriano, Cospedal y cía, sin el menor fundamento?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído