Victoria Lafora – Conversaciones íntimas.


MADRID, 07 (OTR/PRESS)

Según declaró Rajoy en la cumbre del G-20, mantiene desde hace pocas fechas conversaciones en secreto con Artur Mas para dar una salida al conflicto institucional que enfrenta a Cataluña con el resto del Estado.

Incluso confirmo que Más había venido a Madrid de incógnito a finales de agosto para mantener una reunión secreta en Moncloa. A pocos días de la celebración de la Diada, que el año pasado supuso el pistoletazo de salida de las reivindicaciones independentistas asumidas por la Generalitat de forma entusiasta y sin mucho análisis político, conviene que ambos líderes recuperen la senda del diálogo para encontrar soluciones pactadas a lo que parece un callejón sin salida.

Otra cosa es que, si lo que se pretende es darle al president de la Generalitat opciones para desenroscar el conflicto, según filtran fuentes gubernamentales, sea eficaz contar el encuentro.

¿Para qué se vino Arturo Más en coche desde Barcelona de incógnito si luego Rajoy lo iba a contar cuatro días antes de la Diada ? Ahora se explica la airada reacción de ERC cuando amenazaron con que el referéndum de la discordia se iba a celebrar en 2014 «si o si».

Lo que tampoco resulta de recibo es filtrar las llamadas telefónicas y la reunión en Madrid y luego, a preguntas de los periodistas, asegurar que «no voy a dar detalles, ni yo ni nadie, de con quien hablo a no ser que sea algo especial. Seguramente al presidente del Gobierno no le parece algo especial la pretensión de convocar un referéndum sobre la independencia, contrario a la Constitución, y para el que se pide apoyo con una cadena humana en toda Cataluña.

Una vez más Rajoy considera que los españoles y los catalanes no tenemos derecho a saber que está » pactando», «negociando», o sugiriendo a Más para ayudarle a enfrentar las presiones de su socios de Esquerra que, según todos los sondeos, podrían ganar las próximas elecciones autonómicas. O sea, que los ciudadanos debemos conformarnos con saber que Rajoy vela por el interés general y confiar ciegamente en que lo haga bien, porque para eso tiene mayoría absoluta…

El secretísimo ante estas citas, que se han convertido en «íntimas», lleva a sospechar que la propuesta de aplazar el referéndum hasta 2016 y, por tanto, convertir los comicios autonómicos en un plebiscito para frenar el riesgo de que los independentistas les ganen por la izquierda, podría ser una sugerencia de Moncloa.

Lo que es evidente es que a los españoles, y a un sector económico importante de la sociedad catalana, el choque de trenes entre Madrid y Barcelona es un tema que les preocupa y mucho. Por lo tanto, necesitan que el presidente del Gobierno, tan reacio a explicar su gestión, de cuenta en sede parlamentaria de que razones le han llevado a cambiar una estrategia de » aplicare la ley a rajatabla si el Gobierno de Cataluña convoca un referéndum ilegal» a tratar de ayudar a Más a salir del atolladero. Si se cuenta interesadamente que ha habido encuentros, a renglón seguido, por imperativo democrático, se explica al país lo que se pretende con ellos.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

NEUMÁTICOS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído