El arte de errar el pronóstico


Va a haber que olvidarse de que el dólar recupere contra el euro en algún tiempo cercano, porque no hay forma de que responda a nada de lo que sobre el papel es positivo y, sin embargo, se va abajo en cuanto aparece una excusa.

Habrá que recurrir a los clásicos que dicen que hay una regla que prácticamente no falla: cuando el consenso tiene un sesgo claro, entonces casi puedes asegurar que en ese sentido no irá.

Se puede apostar con tranquilidad. Pero nada es para siempre, y esto cambiará cuando una parte importante de esa mayoría se diluya en el miedo al error. Eso exige su tiempo.

Traducido al presente, significa que lo que el dólar se deprecie ahora, debilitará el dominante sesgo alcista, y entonces se parará donde lleva haciéndolo desde hace muchos meses, que es en la zona de 1.35 que solo superó unos días en el mes de febrero.

Allí, otro de los mitos clásicos del pronóstico: El par euro/dólar (antes con el marco alemán) fija mínimos o máximos del año en los meses de enero/febrero en ocho de cada diez. Estando ya en septiembre, solo puede ser un máximo.

Aun así, Goldman Sachs, que acaba de pasar a formar parte, junto a Nike y Visa, del índice Dow Jones, es, moderadamente, dólar bajista, al menos en su división de gestión patrimonial.

Pero como usted sabe, esto de las previsiones es más arte que ciencia, y ¿para qué tratar de acertar las previsiones si para eso están las revisiones?

Algunas entidades las revisan con tanta frecuencia, que uno tiene la sensación de que siempre aciertan, pero no, lo que hacen es ajustarlas.

Ahí está el arte, en el manejo de las revisiones, no en el acierto de las previsiones. …
Seguir leyendo >>

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído