Escaño cero – Parecía listo


MADRID, 6 (OTR/PRESS)

Hace muchos años que conozco a José Ignacio Wert y les confieso que hasta poco después de ser nombrado ministro le tenía por un tipo listo. Utilizo el verbo en pasado, le tenía, porque al día de hoy me parece imposible que un político pueda cometer tantas torpezas y tan seguidas y eso me lleva a pensar que a lo mejor no era tan listo como parecía y nos hacia creer.
Wert fue diputado por las filas democristianas amen de ganarse bien la vida ejerciendo de sociólogo e incluso haciendo incursiones en ese género tan raro que es el de las tertulias radiadas y televisadas. Y en esas tertulias se podría estar o no de acuerdo con él pero lo cierto es que nada de lo que entonces decía podía hacer prever que a la hora de la verdad, es decir, a la hora de tener una responsabilidad de gestión, se iba a convertir en un desastre nacional.
Nunca un ministro de Educación y Cultura ha sido tan denostado. Su gestión al frente de Educación es criticada hasta por la casi totalidad de la comunidad educativa. Y es que Wert va de despropósito en despropósito como se refleja en su última iniciativa consistente en querer cambiar las reglas de las percepciones económicas de los Erasmus justo a mitad de curso y cuando los estudiantes ya están repartidos por distintos países. Hasta desde la Unión Europea le han llamado la atención por tanta torpeza.
Los presidentes suelen ser reacios a cambiar a sus ministros y si se lo piden los ciudadanos o los medios de comunicación menos aún, pero me parece a mí que el Presidente Rajoy no debería de continuar haciendo oídos sordos al clamor contra José Ignacio Wert. La realidad es que el titular de Educación y Cultura es un lastre demasiado pesado para Rajoy sobre todo porque Wert no sólo se conforma con cometer errores sino que además va plantando cara y desafiando a quienes osan a criticarles, que a estas alturas somos legión.
El proyecto educativo de Wert es un proyecto clasista que acaba con la igualdad de oportunidades. Quienes tienen dinero siempre podrán estudiar y acceder a la Universidad, mientras que quienes carecen de medios económicos tendrán que demostrar cualidades que no se les pide a quienes si tienen esos medios.
En cuanto a la política cultural de Wert ha consistido en poner piedras a los creadores y a las industrias culturales. O sea un auténtico dislate que está dando al traste con el cine, el teatro, la danza, etc.
Pero Wert no es el único culpable. En realidad está llevando a cabo la política del PP y que le permite el presidente Rajoy. En todo caso cuando una acción política genera tantas resistencias en la sociedad, cuando es criticada por tantos y tan diferentes, la inteligencia y la cautela indica que es necesario escuchar y cambiar. Por lo pronto, el ministro Wert ha tenido que rectificar sobre los Erasmus por el escándalo originado y que ha obligado a la UE a pedir a Rajoy una rectificación.
Ya digo que en el pasado muchos teníamos a Wert por un tipo listo. Creo que si realmente lo fuera, él mismo le pediría al presidente que le cesara porque su situación como ministro es realmente insostenible. Lo peor es que ni Rajoy ni el propio Wert se den por aludidos por lo que dice la calle.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído