Antonio Casado – Socialistas en cónclave


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

Dentro de unas horas se abre la Conferencia Política del PSOE. Un cónclave de reflexión que pretende sentar las bases del socialismo del siglo XXI. Así lo explican sus actuales dirigentes, con Rubalcaba a la cabeza.
Sin embargo, el ruido mediático de las vísperas sólo habla de nombres y fechas de las elecciones primarias abiertas que en su día convocará el Comité Federal. De momento lo importante es el hecho de que se vayan a celebrar, no la fecha, ni los nombres, sino el ejercicio de profundización en la democracia que significa semejante iniciativa, nunca practicada por los partidos españoles a excepción del PSOE. Y ese fondo de la cuestión sí figura en la agenda de la Conferencia. Diecisiete epígrafes desarrollan la idea: siempre será mejor seleccionar al candidato a la Moncloa en un proceso de participación abierta que hacerlo por designación digital ¿O no?

A la búsqueda del votante perdido y el militante desalentado, la Conferencia ofrece en ese punto la ocasión de debatir sobre el acortamiento de distancias entre la clase política y los ciudadanos. Pero el ruido mediático nos distrae del fondo del asunto. Esto es: colocar los cimientos de la recuperación de un partido con muy serios problemas de credibilidad. Se trata de reformular asuntos tan serios como el papel de la izquierda, el Estado del Bienestar, el sistema tributario, la creación de empleo, el funcionamiento de los partidos, la laicidad, la administración de justicia, etc. Con la vista puesta en esa mayoría social, ahora desencantada con el PSOE, que en todas las encuestas se reconoce en el ámbito centroizquierdista a la luz de principios como: igualdad, solidaridad, justicia social y servicios públicos universales (educación, sanidad, pensiones, dependencia).
El reto es que un partido con serios problemas de credibilidad recupere el favor de la ciudadanía. Nada que ver con un congreso donde también se habla de nombres. Es un debate solo de ideas, que se debatirán en cuatro comisiones y seis foros y en el que no figura la cuestión territorial (Cataluña, al fondo) porque ya se cerró en conferencia monográfica (julio 2013, Granada). De aquí no va a salir la fecha de las primarias ni los nombres de los aspirantes. El dirigente vasco, Patxi López, lo dice con toda claridad: «Para liderar ideas primero hay que tenerlas». ¿Qué sentido tiene el quinielismo de las fechas y nombres de unas primarias sin haber elaborado antes las bases programáticas de un partido con serios problemas de discurso y de rumbo?

Y aunque parezca lo contrario, en el orden del día tampoco figura la renovación del actual equipo dirigente del PSOE, elegido hace menos de dos años en Sevilla. No estará en las salas de debate pero sí en los pasillos del Palacio de Congresos y en la banda sonora de las tertulias audiovisuales. Denlo por seguro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído