Carmen Tomás – ¡Qué vergüenza!


MADRID, 26 (OTR/PRESS)

El ex presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero nos ha atizado un libro titulado «El dilema» en el que intenta justificar el estado paupérrimo que dejó España en noviembre de 2011. Dos años después nos cuenta que no mintió y que no ocultó la crisis económica.

Para él el dilema se le presentó cuando en mayo de 2010 le instaron a tomar medidas o al rescate. Zapatero se debatió entre defraudar a sus bases o comportarse como un presidente de todos.

¡Vaya dilema! La cuestión es que no nos hubiera abocado a esta brutal crisis ni hubiera tenido un dilema si hubiera atendido a todos los que le anunciaron los problemas que se avecinaban.

Hace falta ser muy caradura o irresponsable o tomarnos por tontos para escribir lo que ha escrito. Ya sabemos que su vicepresidente sí sabía lo que se venía encima y lo ocultó para que Zapatero ganara las elecciones de 2008 y pudiera seguir siendo ministro.

A estas alturas, tanto uno como otro se han comportado de una forma vergonzante.

Aquí no se puede alegar ignorancia por ninguna de las partes. Todos tenían los informes, los índices adelantados, las alertas de decenas de economistas y un debate público en febrero de 2008 entre Solbes y Manuel Pizarro en el que quedó manifiestamente claro lo que iba a pasar en la economía española.

De hecho, lo que ya estaba pasando en multitud de indicadores desde hacía meses.
No se puede escribir un libro, presentarlo y seguir en las mismas. Que si el BCE no actuó bien, que si Merkel no se qué, que si el PP no se cuántos.

Ya somos mayorcitos. Usted señor Zapatero ocultó la crisis a los españoles para seguir en el poder.

Le importó bien poco llevar a millones de españoles al paro y la desesperanza, a la pérdida de sus viviendas, al cierre de miles de empresas y en general al empobrecimiento de todos los ciudadanos.

No nos escriba más, no nos cuente milongas, ni intente vendernos más motos y pida perdón a los ciudadanos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído