Francisco Muro de Iscar – Casting para políticos.


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

Esta semana comenzará en Madrid el primer casting para músicos callejeros que quieran obtener permiso para actuar en el centro de la ciudad. La autorización tiene cosas buenas y cosas malas. Las buenas que ningún agente de la autoridad impedirá a un buen músico que siga tocando en la calle o en el Metro tratando de ganarse la vida o que algún pésimo músico siga tocando en la calle a horas en las que la gente pretende dormir. Las malas, que posiblemente los que no aprueben podrán ser sancionados con la nueva Ley de Seguridad Ciudadana con severas multas por el mero hecho de tratar de entretener a los demás y ganarse la vida.
Pero parece que hay más gente preocupada por cuidar nuestros oídos que por dejar que alguien se gane la vida con lo que sabe hacer. Hay músicos callejeros que se merecen tocar en otros lugares a los que ahora un par de funcionarios pueden mandar a tocar a ningún sitio.
Por esa regla de tres debería hacerse un casting a todos los que aspiran a ser políticos porque, sin duda, pueden ser muy positivos para todos, pero también pueden hacer mucho más daño a los ciudadanos que un mal músico callejero. Y, hasta ahora, no pasan por ninguna academia ni sufren el examen de ningún tribunal.
Basta con medrar desde dentro, desde las Juventudes del partido, desde cualquier concejalía de un pequeño municipio o, mucho mejor, desde el aparato del partido para, sin someterse nunca a una votación, llegar a lo más alto. Hay ejemplos recientes. Y aunque muchos valen, la mayoría sólo sabe decir «sí, señor».
Por eso sería bueno que pasaran un casting en el que, al menos, demostraran:

1.- Tener estudios universitarios o una formación práctica profesional durante al menos cinco años.
2.- Haber trabajado por cuenta ajena al menos tres años y tener algún conocimiento práctico de gestión de recursos humanos y materiales.
3.- Demostrar con hechos que son capaces de vivir de su trabajo sin necesidad de sueldos públicos en cargos nombrados a dedo, o del partido o del sindicato.
4.- Conocer el Código Deontológico de su partido y ser capaz de responder a un par de preguntas sobre él. (Si el partido no tiene código deontológico, al que hay que hacer pasar el casting es al partido).
5.- Exponer ante el tribunal al menos dos sentencias contra políticos condenados por corrupción y prometer que han aprendido la lección.
6.- Recitar ante los miembros del tribunal este principio: «todos los poderes emanan del pueblo y deben ser ejercidos en su nombre y en su beneficio y no en el interés de mi partido».
7.- Prometer que si es imputado en un caso de corrupción presentará inmediatamente su renuncia a cualquier cargo para defenderse de la imputación, sin dañar a ninguna institución.
8.- Responder por escrito qué significa «asumir responsabilidades políticas».
9.- Mostrar su última declaración del IRPF y poner de manifiesto su patrimonio antes de entrar en política.
Casting para políticos antes que casting para músicos populares. Estos nos entretienen y se gana honradamente la vida. Muchos políticos no pueden decir lo mismo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído