Carlos Carnicero – Ana Botella ingresa en el sector crítico


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

Ana Botella, probablemente, se considera desahuciada en el ayuntamiento de Madrid. Es casi imposible que Mariano Rajoy la designe candidata a la alcaldía de Madrid en las próximas elecciones.

Su gestión es funesta, no solo por el fracaso y el ridículo del nuevo intento de los Juegos Olímpicos para Madrid.

Desde el tenebroso suceso del Madrid Arena y de la nefasta gestión de la catástrofe a la huelga de la limpieza su andadura está plagada de fracasos.

Hace pocos días, en una conferencia que pronunció en Madrid, aseguró que el Partido Popular, y más en concreto, la reforma laboral, eran uno de los hitos del progreso de la humanidad. ¡Y se quedó tan fresca!

Ayer dio un paso más en su errática trayectoria política. Criticó la línea política de Mariano Rajoy, acusándole de distanciarse del electorado natural del PP.

Fijó el foco en Cataluña y en la gestión de la aplicación de la sentencia de Estrasburgo sobre la doctrina Parot.

Sin duda, dos iconos del sector más duro del PP -¿por cierto, alguien tiene noticias recientes de Jaime Mayor Oreja y de su silencio respecto a las víctimas del terrorismo?- y dos de los puntos fuertes que utiliza Esperanza Aguirre contra su propio gobierno.

Las carencias políticas de Ana Botella son bien conocidas. No fue elegida por los ciudadanos de Madrid con alcaldesa.

Ni siquiera por un órgano colegiado de su partido. Carece de cualquier experiencia política que no sea la de su condición de esposa de José María Aznar.

No tiene ninguna capacidad de expresión razonable. ¿Merece la pena seguir enunciando sus cualidades?

Quizá su única oportunidad se de jaleando a los sectores más conservadores de su partido. Utilizando la lógica indignación de la víctimas del terrorismo a raíz de la sentencia inevitable de Estrasburgo.

Y la crisis catalana para la que reclama la misma dureza que su marido.

Ana Botella, en su situación de desahucio político, tiene poco que ganar pero puede hacer mucho daño a su partido. Y para mi, que está en eso.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído