Más que palabras – Sinvergüenzas corruptos y chupopteros


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

El otro día leí que una de las empresas que la Guardia civil considera tapaderas del conseguidor de los ERES, Juan Lanzas, obtenía hasta un 300% de margen de beneficios organizando cursos de formación de UGT. La dinámica estaba muy planificada y era la siguiente: la Junta de Andalucía concedía ayudas a UGT para celebrar cursos de formación y el sindicato contrataba las actividades con la empresa Planificación, Cooperación y Desarrollo (PCD). Esta contrataba al personal docente, pero subcontrataba las actividades con academias que eran las que aportaban las instalaciones y la maquinaria necesaria.
Cuando PCD facturaba sus servicios el coste de las actividades docentes se inflaban entre 200 y 300 por ciento sobre el importe original. Es decir, la Junta de Andalucía pagaba sobrecostes mucho mayores, pero el destino de ese dinero está por investigar. ¿Eran beneficios de PCD o esas comisiones abultadas se desviaban a terceros? Todo parece indicar que lo segundo y además esta constatado que UGT solía engordar el coste final un 15 por ciento más ante la Junta.
El bocado era suculento y más allá de que haya dimitido el responsable de UGT de Andalucía, este tipo de prácticas hay que investigarlas hasta el final caiga quien caiga. También se ha publicado que las irregulares económicas del sindicato UGT no se han limitado a Andalucía, y al parecer en Madrid se utilizó, igualmente, el método de las facturas manipuladas. Está claro que la dimisión de Fernández Sevilla el líder andaluz que promovió las comilonas en la Feria, los maletines de imitación y las facturas falsas ha supuesto un cortafuegos momentáneo para evitar que se pidan responsabilidades a nivel nacional, pero ni las explicaciones son suficientes ni los argumentos tolerables.
Produce verdadero sonrojo y vergüenza ajena leer, en primera persona, los argumentos que utilizo el líder ugetista andaluz para enrocarse en el cargo, en una asamblea de delegados, celebrada a puerta cerrada. «Si metemos esa factura en actividad sindical en vez de en negociación colectiva, no habría ningún problema» señalo refiriéndose a las facturas de la Feria ¿Nos hacemos el harakiri por dos facturas que hicimos mal? ¿Por 25.000

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído